Se encuentra usted aquí

“La vida no vale nada”

Compartir
27/08/2013
12:04
-A +A

cultura@eluniversal.com.mx

“La vida no vale nada” es uno de los espectáculos creados especialmente para la edición 41 del Festival Internacional Cervantino (FIC), en el que se le rinde un homenaje al compositor José Alfredo Jiménez, con una obra escrita por el ganador del Premio Nacional de Dramaturgia ‘Manuel Herrera’, convocado por el gobierno queretano.

“Es un episodio muy interesante sobre José Alfredo Jiménez en sus estertores, en la agonía, es un montaje muy grande, con orquesta y mariachi, tambora, con un grupo de jazz”, explicó el dramaturgo Alejandro Román Bahena, quien fue el encargado de escribir el texto de este espectáculo.

La sinopsis de la obra se refiere a que “tras cruzar el río de la muerte, José le pide un favor a la parca para regresar a concluir su última canción. A su vuelta se encuentra con los amores que lo desgarraron, con los recuerdos tristes y alegres, en resumen con todo aquello que fue vida y que él volvió música”.

“La vida no vale nada” es una frase que se desprende de la canción Caminos de Guanajuato, escrita por José Alfredo Jiménez, y este es el tema al que Alejandro Bahena se refiere como la canción que más le atrae de ese compositor mexicano.

El espectáculo habrá de presentarse bajo la dirección de Luís Martín Solís y con la producción del Instituto Estatal de Cultura de Guanajuato, en el marco del Festival Internacional Cervantino, el lunes 14 de octubre en el Teatro Principal.

Alejandro Román Bahena recibió en el pasado mes de julio, por la obra Cuerpo caído, el Premio Nacional de Dramaturgia ‘Manuel Herrera’ 2013, convocado por el gobierno de Querétaro a través del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes (IQCA).

Cuerpo caído, de quien se espera inicie en Querétaro una temporada de funciones, mezcla tres historias: la de una chica que es acosada por un depredador de redes sociales, una familia de Guerrero que es amedrentada por hordas de talamontes y, como hilo conductor, la historia de Evelyn MacHale, joven mujer que en 1947 se lanzó del Empire State de Nueva York, y la foto de su muerte sería reconocida como “El suicidio más bello del mundo”.

Compartir

NOTICIAS DEL DÍA