Se encuentra usted aquí

Diciembre en La Cañada

11/12/2013
12:00
-A +A

[email protected]

Desde 1948 se coronó a la Virgen de Guadalupe como Santa Patrona de La Cañada, cabecera municipal de El Marqués, y es en la llamada Iglesia Chiquita, templo católico más antiguo de Querétaro, donde se encuentra su imagen para venerarla.

Los tradicionales rosarios en honor a la Morenita del Tepeyac iniciaron desde hace varias semanas en La Cañada, para completar los 46 rosarios que marca la costumbre, pero el festejo mayor iniciará el 11 de diciembre, “desde las diez de la noche, con los tradicionales gallos (farolas en forma de gallos de tres o cuatro metros de altura), el festejo del gallo del 11 de diciembre da el anunció de la próxima llegada del 12 de diciembre, que es el festejo de la Virgen de Guadalupe”, explicó Gustavo Pérez Lara Hernández, cronista de El Marqués.

“El 11 de diciembre se reúnen todos los fieles en el tradicional gallo, que es precisamente un festejo de tradición española en el que, según la fe católica, al nacer Jesús, la primera criatura en el mundo que anuncia esta gran noticia es precisamente un gallo que está en la parte de arriba de ese gran pesebre”, refirió el cronista.

El desfile de gallos (fabricados en carrizo y papel) ya se ha convertido en una tradición en La Cañada, en la máxima fiesta del pueblo dedicada a San Pedro, cada 29 de junio, los gallos están presentes, lo mismo que para la celebración de la Virgen Morena.

Iglesia chiquita

En el centro de La Cañada se ubican dos templos: el mayor dedicado a San Pedro y la Iglesia Chiquita, principal vestigio de la evangelización en la región de Querétaro. Cuando los conquistadores españoles llegaron a Querétaro, el indio Conín se refugió en el valle que hoy es conocido como La Cañada, con la idea de quedarse ahí hasta que los conquistadores se hubieran ido de la zona.

El cronista Gustavo Pérez refiere que en la última semana de diciembre de 1529 hace su llegada a este pueblo de La Cañada, el encomendero español Don Hernando Pérez de Bocanegra, para proponerle el indio Conín la fundación civilizada y pacífica de un pueblo al que llamaron Querendaro (palabra purépecha que significa “lugar de peñas donde se juega a la pelota”), hoy conocido como Querétaro.

Bocanegra habla con Conín y con Don Juan Sánchez de Alanís y les encomienda la construcción de un templo, la Iglesia Chiquita.

“Mientras ustedes lo están construyendo –le dice Bocanegra a Sánchez de Alanís y Conín –, yo voy Michoacán a buscar a un padre para que dé fe católica contundente a cerca de las primeras huestes que van a ser bautizadas, aquí en este nueve pueblo, entonces él se va y regresa con un padre que es la cabeza de la fundación de San Pedro y San Pablo de Michoacán”, añadió el cronista.

En la Iglesia Chiquita “se da la primer situación de bautizo, actualmente en esta edificación se encuentra la pila donde se bautizó al indio Conín, cambiando su nombre a Hernando de Tapia” ¿Por qué Hernando de Tapia?, añadió el cronista, “debido a su hermano de fundación Don Hernando Pérez de Bocanegra, y además en honor a don Andrés de Tapia que fue en aquel entonces un célebre conquistador español del área del suroeste de nuestro país”.

La navidad en La Cañada

Diciembre para La Cañada es un mes en el que no sólo se rememora la Navidad, sino la historia que da origen a Querétaro. Porque es, precisamente, un 25 de diciembre de 1529 cuando se tiene contemplado la llegada del célebre encomendero español Don Hernando Pérez de Bocanegra, para proponerle al indio Conín “la fundación de un nuevo pueblo, como probable festejo navideño”, acotó Gustavo Pérez Lara Hernández.

La conclusión que da el cronista de El Marqués, sobre la llegada de Pérez de Bocanegra a la región de La Cañada en diciembre, es que “es un antecedente muy importante debido a que coincide con la Navidad. En este período llegó este encomendero para promover la fundación de un nuevo poblado, Querétaro, y acerca de ello podemos concluir que ésto sucedió como conmemoración del nacimiento del Niño Jesús”.

En 1741, se comenzó la construcción de un nuevo templo. El lugar que se eligió para la construcción fue una capilla dedicada a San Francisco. Al terminar la obra, se le cambió el nombre a la edificación por el de templo de San Pedro, Santo al cual se le rinde culto cada 29 de junio, siendo esta la celebración de mayor importancia en el pueblo de La Cañada, cabecera municipal de El Marqués.

Actualmente, en las dos iglesias que se encuentran en el centro de La Cañada, la iglesia mayor de San Pedro y la Iglesia Chiquita, se reunen los pobladores la noche del 24 para arrullar al Niño Dios.

Y para el festejo tanto del 12 de diciembre, en honor a la Virgen de Guadalupe que se encuentra en la Iglesia Chiquita, como para el del 29 de junio, que celebra a San Pedro en el templo mayor, la danza de los Concheros que es una costumbre de origen indígena se presentará en esta celebración católica, siendo esto un signo de la unión y aceptación de ambas creencias en las nuevas generaciones.