Bajan en 70% quejas por ruido en municipio

09/02/2015
12:33
-A +A

Al iniciar la administración actual, la Dirección de Ecología del municipio de Querétaro registraba hasta cinco multas diarias por exceso de ruido en diversos establecimientos, principalmente antros y bares; situación que se ha disminuido en un 70%, afirmó el titular de la dependencia, César Chávez Nava, quien detalló que actualmente las multas se aplican contra los comercios pequeños, toda vez que en los antros ya se ha regulado el tema de los decibeles.

Fue desde octubre del año pasado cuando se comenzaron a implementar los operativos en las siete delegaciones para medir los decibeles en los comercios y locales, por lo que el funcionario señaló que se ha disminuido considerablemente la incidencia; de tal modo, que en lo que va de 2015 únicamente se han emitido dos sanciones en contra de establecimientos, los cuales se encuentran en el primer cuadro del Centro Histórico.

Las multas a las que son acreedoras las personas que cometan este tipo de actos, con volúmenes muy elevados, oscilan entre los 20 mil y 100 mil pesos, dicha situación depende de la reincidencia que pueda o no tener el sancionado. Hasta el momento, desde 2012 se tiene registro de 15 comercios, antros y bares que han sido reincidentes, por lo que se les han dado multas económicamente severas.

Aunque actualmente aún se presentan denuncias en contra de los antros y bares, por el exceso de ruido en horarios principalmente nocturnos, el funcionario indicó que han disminuido bastante; por lo que mencionó que los empresarios han tomado conciencia de la situación. Cabe destacar que dichas sanciones son extra a las que pudiera imponer la Dirección de Inspección.

De acuerdo con el funcionario, la constante presencia de los inspectores de la dirección de Ecología, ha provocado que cada vez se respeten más los límites de ruido permitido, y a su vez disminuyan las denuncias. “Estas actuaciones nos han permitido disminuir en gran proporción las denuncias que se realizan”, dijo.

Al recibir una denuncia, el personal de esa dependencia acude ante el responsable y le notifica que debe disminuir el volumen en su establecimiento, por lo que si al ser visitado por los inspectores se descubre que tiene elevado ruido se hace la sanción y se procede a hacer la averiguación de si es reincidente.

“Se les notifica que regulen sus emisiones de ruido y si reinciden es cuando se imponen las sanciones más fuertes”, afirmó.

De igual manera, refirió que las sanciones pueden acompañar la clausura del lugar e incluso decomisar la fuente de ruido; entre los eventos más comunes, en los que actúa la dirección es cuando un establecimiento saca sus bocinas a la vía pública, para hacer la promoción de sus productos. En lo que respecta a la próxima festividad, celebrada el 14 de febrero, el funcionario dijo que se mantendrán las inspecciones aleatorias en la zona.