Se encuentra usted aquí

Refinerías, vulnerables al crimen

05/02/2014
12:01
-A +A

[email protected],mx

Al menos tres de las seis refinerías que opera Petróleos Mexicanos (Pemex) presentan fallas de seguridad que las hace vulnerables a “actos terroristas, de sabotajes, robos, riesgos o daños que afecten la integridad física de las instalaciones”.

De acuerdo con documentos de Pemex Refinación enviados a la Unidad de Inversión de la SHCP para solicitar recursos para fortalecer la seguridad de las refinerías de Madero, Salina Cruz y Cadereyta, estos complejos son susceptibles a actos delictivos por parte del crimen organizado.

En la información con la cual la filial justifica la solicitud de 192.5 millones en total, se hace referencia a estudios de vulnerabilidad y análisis de riesgo realizados por la Gerencia de Servicios de Seguridad Física de Pemex, de recomendaciones de las aseguradoras y de análisis de riesgos de la STPS, Sener y Marina a estos complejos.

En este caso se encuentran la refinería Antonio Dovalí Jaime (Salina Cruz, Oaxaca); Madero en Tamaulipas; y, Cadereyta en Nuevo León. En estas tres refinerías se elaboran casi 5 de cada 10 litros de productos petrolíferos a nivel nacional.

En el caso de la refinería de Salina Cruz, la información obtenida por EL UNIVERSAL, clasificada como “reservada” desde junio de 2013, señala que luego de las visitas realizadas al complejo del 11 al 13 de mayo de 2011 por la comisión integrada por la entonces SSP, Gobernación CISEN, Marina y personal de la Gerencia de Servicios de Seguridad Física y Gerencia de Control Técnico de Manejo de Combustible de Pemex, “se identificaron aspectos de vulnerabilidad en materia de seguridad física en la refinería y se hicieron recomendaciones pendientes de cumplir, observadas en el estudio de vulnerabilidad y análisis de riesgo de seguridad física”.

Este año, de acuerdo con el Presupuesto de Pemex Refinación, se iniciarán los trabajos para resolver las fallas se seguridad de la refinería de Salina Cruz con una inversión inicial de 10.3 millones de pesos de un costo total por 121.4 millones.

Para la refinería de Cadereyta en Nuevo León, la información que también esta reservada desde junio de 2013, evidencia que el complejo requiere la construcción de mil 200 metros de barda perimetral, “para la disuasión de intrusos, eliminando riesgos a sus activos fijos por sustracción y actos de sabotaje”.