“El agua no es algo manufacturado; su privatización es un robo”, señala Yásnaya Aguilar | Querétaro

“El agua no es algo manufacturado; su privatización es un robo”, señala Yásnaya Aguilar

Durante su participación en el Hay Festival Querétaro, la lingüista y activista habló sobre la escasez del líquido

“El agua no es algo manufacturado; su privatización es un robo”, Yásnaya Aguilar

“El agua no es algo manufacturado; su privatización es un robo”, Yásnaya Aguilar Foto: Sirse Rosas

Vida Q 04/09/2022 22:32 Sirse Rosas Actualizada 22:32

Lo que sucede en Querétaro con la crisis del agua y la lucha por la protección de este  líquido es algo que se replica no sólo en la entidad, sino en México y el mundo, donde los gobiernos y las políticas públicas pierden la visión del bienestar colectivo en beneficio de unos pocos, señaló Yásnaya Elena Aguilar, lingüista y escritora  nacida en Oaxaca.

En el marco de su participación en el Hay Festival 2022, la también defensora de los derechos indígenas y activista ambiental por el agua lamentó que en Querétaro replique esta situación que se ha vuelto una de las  grandes preocupaciones del cambio climático, donde “la sequía tiene que ver con la crisis climática, pero también con el saqueo en favor de las empresas.

“Podemos ver que ciertas empresas y ciertas personas van a tener un acceso al agua mucho mayor que mucha población que está en pobreza. El agua es un derecho humano y se tiene que ver que el agua no es algo manufacturado, no hay fábricas de agua, el agua, para que exista, depende del ciclo muy complejo que  nos enseñaron en la primaria, es un proceso complejo para que exista y no es de nadie, nadie lo inventó, entonces ¿por qué alguien tendría que privatizarlo?, esa privatización es un robo, es un robo de lo que es común y que es de todas las personas y que alguien quiere vender, ¿por qué? porque puede”, declaró la defensora de los derechos indígenas y activista ambiental.

Consideró que la lógica con la que los gobiernos (incluyendo el de Querétaro) “es la que nos va a llevar a un problema fuerte y a la muerte, es poner muchos cuerpos y a muchas personas en riesgo”, pues de seguir con ese modelo a favor de las empresas, “nos va a llevar a la muerte porque al final no es que esa agua y esa empresa esté pensada para personas, para niños, sino para que alguien acumule economía y dinero y eso es un modelo que no es justo, no es sostenible, no es justicia social”.

“Lamentablemente los que nos han puesto en esta situación son como el 10% de la población del mundo, es la que está emitiendo más del 60% de los gases que nos están poniendo en crisis y los que vamos a sufrir más somos los que contaminamos menos, la ganancia de una empresa no puede ser mucho más importante que la vida de las personas”, agregó.

Ante el discurso que justifica la aprobación de la Ley que Regula la Prestación de los Servicios de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Querétaro, denominada “Ley de Aguas”, Aguilar señaló que ante la crisis climática, “nadie puede garantizar el abastecimiento, tenemos que hacer cosas colectivas y para el bien común, no podemos seguir respondiendo, ni el gobernador, ni las políticas públicas a ese crecimiento que te promete bienestar, pero de qué me sirve tener ese bienestar para poderme comprar una hamburguesa [...], si no tengo lo vital”

Aplaudió los movimientos que se han dado a través de las movilizaciones sociales y de pueblos indígenas en Querétaro en defensa del agua, pues recordó que no se deben dejar estas responsabildiades únicamente en manos del gobierno, sino que necesitamos organizarnos.

Ahora que la humanidad está ante una crisis climática muy fuerte, destacó que es momento de voltear a ver el conocimiento de los pueblos indígenas, “porque más del 60% de las reservas naturales del planeta están en sus territorios, entonces algo hemos sabido gestionar bien”.

“De pronto los recursos que ellos ven como recursos naturales, para nosotros son bienes comunes que están siendo codiciados por ese poder, entonces el reto que estamos enfrentando son esos proyectos del estado y de las empresas, pero si no escuchamos cómo fue que se logró que mantuviéramos esas reservas naturales, vamos a irnos a una crisis terrible”, apuntó.

La crisis climática debería de ser la mayor preocupación de la humanidad, dijo, porque va a tocar todos los temas: mujeres, migración, pueblos indígenas, “todo va a ser un gran tsunami que va a empapar y cambiar muchas de las dinámicas, entonces creo que es momento de  voltear a ver la visión del mundo, de muchas tradiciones del pensamiento que están dentro de los pueblos indígenas, que nos dan muchas respuestas de cómo parar esa crisis climática”.

Comentarios