Blanco Atardecer, entre los recuerdos y la vejez | Querétaro

Blanco Atardecer, entre los recuerdos y la vejez

La obra, creada por María José Delgado, tendrá nueva temporada en el Museo de la Ciudad

Blanco Atardecer, entre los recuerdos y la vejez Foto: Especial

Vida Q 13/08/2022 05:53 Estrella Pérez Actualizada 11:00

Al tener como inspiración la vejez de Estela, su abuela, y las historias de vida de los residentes del asilo San Sebastián, ubicado en la capital de Querétaro, la actriz y gestora cultural María José Delgado creó la puesta en escena Blanco Atardecer.

El objetivo es claro: concientizar a la población respecto al cuidado a los adultos mayores, partiendo de propiciar una vejez digna.

“[Se basó] mucho en sus historias [del asilo], me ayudaba mucho a entender este cambio de realidad, que de repente estaban aquí y de repente seguían aquí, pero su mente estaba en otro lado. Muchas cosas tienen que ver con mi abuela, pero muchas cosas también con sus historias, es una mezcla de sus historias, de mi abuela y mía como familiar que cuido a una persona con demencia”.

María José es la actriz que da vida a la historia. Relata que la demencia de su abuela la sensibilizó para dar pie a este proyecto.

La también directora de Arrebol Investigación Escénica explica que se trata de una obra unipersonal, con duración de una hora.

“La obra se llama Blanco Atardecer está inspirada en los abuelitos del asilo San Sebastián y en la historia de mi abuela Estela que tuvo demencia. […] Se habla de la demencia senil, se habla de qué pasa tanto con la persona que lo padece como con la familia”, comparte.

A través de esta representación, María José también externa su testimonio, como familiar de una persona con demencia. Al tocar este tema busca promover un mensaje: dar acompañamiento a los adultos mayores.

“Sobre todo es hablar del tema desde lo real, de esto es lo que pasa; pero tiene un mensaje de amor, de acompañar a los abuelitos en sus últimos días, en una vejez digna y concientizar a los jóvenes”, refiere.

Cuando planeó el montaje, emprendió una investigación de campo en el asilo San Sebastián, compartiendo momentos con los residentes y escuchando sus historias de vida.

“Era venir a hacer una investigación de campo aquí, donde los abuelitos contaban las historias y a partir de ahí empecé a crear la dramaturgia, tuve algunas asesorías en dramaturgia”.

El proyecto, que comenzó en 2020, ha tenido el apoyo de especialistas en dirección de arte, diseño sonoro, diseño de luces, además de diseño gráfico.

Actualmente, María José se prepara para la próxima temporada, que se llevará a cabo del 16 al 21 de agosto en el Museo de la Ciudad. Aunque es una puesta en escena para toda la familia, recomienda que asistan mayores de 12 años.

“Han ido niños, la aguantan, aunque creo que es muy fuerte para ellos. Es una obra familiar, pero mejor de 12 años para arriba. Les recomiendo que lleven pañuelos, todas las personas salen llorando; es brutal, a mí esa obra me mueve totalmente el corazón, porque creo que es necesario hablar de los abuelitos, todos vamos para allá”.

Comentarios