Desafían al teatro comercial

El Corral de Comedias le apuesta a lo clásico, pero entre sus proyectos está un espectáculo con temas de política.

El Corral de Comedias retomará el teatro clásico
La compañía retoma lo clásico con entremeses de Miguel de Cervantes Saavedra, Lope de Rueda, Alejandro Casona y Les Luthiers.
Vida Q 18/03/2018 11:15 Fabiola Ocampo Actualizada 11:15

Fabiola Ocampo
[email protected]

Desde la trinchera del Corral de Comedias se vive la pasión por el género literario y se retoma el teatro clásico. Los Habladores de Miguel de Cervantes; La Tierra de Jauja de Lope de Rueda; Farsa y Justicia del Señor Corregidor de Alejandro Casona y El Rey Enamorado de Les Luthiers, conforman la puesta en escena que se presentó por única ocasión en el foro del lugar. 
Usando pocos elementos para la realización de ésta, la compañía invita a los asistentes a sumergirse en siglos pasados, donde las mujeres portaban  pomposos vestidos, mientras que los hombres vestían con capas y sombreros de época. 
En entrevista con EL UNIVERSAL Querétaro, el actor Luis Rabell habló sobre los  próximos  proyectos y de la  presentación de la obra de Teatro Clásico Español, que dirigió.  
¿Cuáles son las piezas que distinguen a este montaje? 
—El programa está compuesto por un entremés (Los Habladores), atribuido a Miguel de Cervantes, se dice atribuido porque no está comprobado al 100% que lo haya escrito él, pero por la época y el lenguaje se cree que lo hizo, después viene un paso de Lope de Rueda, Tierra de Jauja, al que se le considera que es el padre del teatro clásico español, de hecho Cervantes menciona que él iba muy niño y que llegó a su pueblo una compañía de cómicos que con unas cuantas barbas y capas los llevaban por mundos increíbles de historias, entonces Lope de Rueda escribía unas piecitas muy pequeñas que se les llamaban paso porque habitualmente el nombre genérico es paso de comedia, se hacían estas piezas entre dos escenas de una comedia mayor, entre acto y acto era el entremés  de Los Habladores (…) También haremos una farsa que  está  incluida  en el retablillo jovial de Alejandro Casona, con esta obra La Farsa y justicia del Señor Corregidor inauguramos el Corral de Comedias, para cerrar hacemos un breve número del grupo argentino de instrumentos informales, Les Luthiers que se llama El  Rey Enamorado, es un rey que lleva una serenata y hay una ingeniería de palabras en las que se estructuran frases muy jocosas a partir de la misma estructura gramatical de las palabras.  
¿Usted cree que el teatro clásico se ha abandonado para representar algo más comercial? 
—Sí, un poco, la gente quiere ver otras cosas, aunque para mí este teatro sigue teniendo mucho valor, de hecho, creo que el problema que nosotros tenemos con el teatro es que no podemos oscurecer, está muy abierto el teatro, pero queremos cerrarlo para poder realizar funciones más temprano con iluminación que luzca, para poder retomar estas obras  y que vengan los turistas. No hay que olvidar que los entremeses cervantinos que se ponían en Guanajuato fueron los que dieron inicio a este festival tan importante.  
¿Cómo incitaría a que la gente se volviera a interesar por este tipo de obras? 
—No sólo la gente, también los que no están muy interesados en mostrar este tipo de teatro somos los mismos teatreros, porque hacemos otro tipo de cosas y tenemos otro tipo de ambiciones, pero son obras muy bonitas y divertidas, actuales, cuando hicimos nuestro último ensayo me convencí más de esto, es el teatro puro en esencia basado en la actuación y en la palabra sin grandes cosas tecnológicas.
¿Por qué retomar el teatro clásico? 
—Se hizo una función hace tres semanas para el Fray Luis de León, ofrecimos este programa que para el currículo escolar es importante, lo hemos abandonado un poco de lado, nuestra intención es recuperarlo, de  tener buenos montajes con grandes vestuarios, música y ligarlos de alguna manera, hay mucho material  de estas obras, tener unos entremeses  
¿Cuáles son los próximos proyectos de la compañía? 
—La próxima semana estrenaremos un nuevo espectáculo con una tecnología que me asusta, de lo que estamos pretendiendo, el tema es político, a la gente le gusta venirse a reír un rato de ellos, en espera de que ellos se rían un sexenio de  nosotros, la idea es que se quede en cartelera  hasta  el primero de julio y yo insisto en que se realice otra vez  Sueño de una Noche de Verano, de Shakespeare, y otra obra mía después que se llama Parque Bicentenario con los héroes de la Independencia y la Revolución, en el inter, si se puede, el teatro clásico para los fines de semana. 

Comentarios