El drama de la trata de blancas, en escena

La noche del viernes tuvo su segunda función Más de 45 mil, en el Foro 37
Compartir
teatro, trata de blancas, Programa de Estímulo a la Cración y al Desarrollo Artístico
Foto: Archivo El Universal
16/07/2017
03:12
ABIDA VENTURA
-A +A

Carmen tenía 15 años cuando un hombre apuesto llegó a la papelería donde trabajaba, la enamoró y, a través de redes sociales, logró convencerla de fugarse con él, casarse y formar una familia.

La jovencita había caído en las garras de Tomás, el líder de toda una red de prostitución en Tlaxcala, Estado y Ciudad de México.

Con el proxeneta tuvo una hija que le arrebataron y que creció en la familia de los operadores de esta red de trata de personas.

Tomás, un antiguo vendedor de helados, comandaba este gran negocio cuyas ganancias eran más que suficientes para repartir “mordidas” en las diferentes oficinas de policías y políticos para que su empresa funcionara sin problemas.

Esa historia, que resume el drama de la trata de blancas en los estados con mayor incidencia, el Estado de México y Tlaxcala es llevada a escena en la obra Más de 45 mil, que la noche de este viernes tuvo su segunda función en el Foro 37, en la colonia Juárez.

La obra, escrita y dirigida por Aldebarán Casasola, pone en el escenario episodios de la vida real, casos dramáticos que el creador encontró en las investigaciones que realizó en zonas vulnerables del Estado de México, área del país que cuenta con un largo historial de feminicidios, violencia y “desequidad de género”. “Viniendo del Estado de México, había que hablar de algo que, creo, tiene que ver con la semilla de lo que está pasando, de la violencia qué hay en esa entidad”, dice en entrevista Casasola, creador de esta pieza que tiene entre su elenco a actrices como Tatiana del Real, Claudia Pineda y Andrea Méndez, y a los actores Pascasio López, Paris Roa y Rodrigo Magaña.

Casasola logró tener recursos del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico (Pecda) para la creación de esta pieza.

La prostitución y trata de personas, la explotación sexual infantil, la violencia de género y la criminalidad se van entretejiendo en esta obra que, a su vez, trata de mostrar que el único elemento que puede salvar al ser humano de un entorno tan vulnerable y corrompido es el amor. “La obra tiene una tesis basada en el amor como la salvación del individuo, un poco basándonos en El arte de amar de Erich Fromm”, explica Casasola.

La pieza, que ya ha tenido funciones de preestreno en zonas vulnerables o “puntos rojos” del Estado de México, dará funciones en el recinto de la colonia Juárez hasta el 7 de agosto. Las presentaciones siguientes serán los viernes y el último lunes de julio, y el primer fin de semana de agosto.

Compartir

Comentarios