Karla Guerrero Feregrino joven creativa y emprendedora

En su afán de materializar sus sueños estudió diseño de modas en la CDMX y creó una marca de bolsas. Después decidió regresar a Querétaro y seguir con nuevos proyectos en la gastronomía
Karla Guerrero Feregrino joven creativa y emprendedora
Karla Guerrero Feregrino nació en Querétaro y es descendiente de una familia arraigada a la ciudad.
25/04/2018
08:55
Rocío G. Benítez
-A +A

En su afán de materializar sus sueños estudió diseño de modas en la CDMX y creó una marca de bolsas. Después decidió...

Publicado por Revista Clase Querétaro en miércoles, 25 de abril de 2018

Hay dos pasiones en la vida de Karla: moda y gastronomía, y en las dos ha cumplido sus deseos;  como diseñadora de modas es creadora de la marca de bolsas Feregrino y en el arte culinario, recién abrió una cucina con el sabor  de Italia y México.

Karla Guerrero Feregrino nació en Querétaro y es descendiente de una familia arraigada a la ciudad, desde  varias generaciones. Su interés por el arte de crear comenzó desde niña, ya que hacer realidad lo que imagina es su gran anhelo. Su amor por la moda la llevó a estudiar a la Ciudad de México, en donde comenzó la construcción de su propia marca de bolsas de piel, con diseños originales inspirados en sus propios gustos. Tomó el apellido materno para dar nombre al proyecto.

Apenas en septiembre de 2017 decidió regresar a su ciudad natal para hacer realidad una nueva meta  en la que sale a flote su gusto por la comida, además de cocinar y compartir, pasiones que la llevaron a crear su propio restaurante.  “Me fascina dibujar, me encanta el arte, y   el poder realizar una idea que llega a mi mente para verla físicamente, en el diseño de modas es muy gratificante imaginar algo, dibujarlo, tener la pieza hecha y ver que la gente la puede usar.

En gastronomía es la misma idea, planear la combinación de varios sabores, hacer el platillo y que a la gente le guste y lo disfrute, siento que la moda y la gastronomía son herramientas para compartir tus ideas”, nos platica.

Carlo es el nombre de su cucina y surgió en agradecimiento a su padre, el médico Carlos Guerrero y también por su propio nombre: Karla.  “Siempre me ha encantado todo tipo de comida y también cocinar, a la hora de elegir carrera estaba entre gastronomía y moda, aunque  finalmente me fui por la moda, pero igual siento que ese gusto por la comida nació por mí papá,  él me ha apoyado muchísimo en este proyecto”.

Por ahora la marca de accesorios Feregrino  está tomando un descanso porque Karla está dedicando todo su tiempo y energía a su cucina, en donde también están muy presentes sus gustos. Pero no duda que más adelante pueda crear una fusión entre sus dos grandes pasiones.

Comentarios