El Centro Cultural de Jalpan de Serra, la obra que lleva abandonada más de 10 años en Querétaro | Querétaro

El Centro Cultural de Jalpan de Serra, la obra que lleva abandonada más de 10 años en Querétaro

Visualizado como el detonante de las artes de la región, es un cascarón que se inunda con las lluvias y está invadido por pichones: arquitecto

El Centro Cultural de Jalpan de Serra, la obra que lleva abandonada más de 10 años en Querétaro Foto: Demian Chávez

Municipios 10/07/2022 07:01 Redacción Querétaro Actualizada 20:01

El Centro Cultural de Jalpan de Serra no ha sido concluido, está abandonado y en obra negra desde hace más de 10 años.

Lo que fuera la escuela Melchor Ocampo, vecina del coloso más importante de Jalpan —el fuerte español del Siglo XVI y actual Museo Histórico de la Sierra Gorda—, hoy es el cascarón de lo que en 2012 se visualizó como un centro cultural moderno, detonante de la cultura y las artes de la región serrana.

La obra inició con recursos federales y municipales, pero se quedó inconclusa durante tres administraciones consecutivas.

En su primera etapa se construyeron salones, biblioteca, salas de incubadora de negocios, estacionamiento, elevadores.

En una segunda fase se levantó el área del auditorio, salón de danza, terraza y, posteriormente, una explanada que nivela con la altura del jardín de la plaza principal. La última intervención fue hecha con el visto bueno del estudio de factibilidad, pero sin la licencia de permiso de construcción por el Institución Nacional de Antropología e Historia (INAH).

foco_centro_cultural_1.jpeg

En completo abandono y ruinas

El proyecto arquitectónico fue creado por la firma Altiplano Arquitectura, que presenta la obra como Centro Cultural Melchor Ocampo en la Sierra Gorda. En su sitio web, indica que hay un área construida de 5 mil 200 metros cuadrados y describe que el arquitecto Roberto Jiménez, titular del despacho, declaró que ganaron el concurso de diseño en 2005 para realizar el proyecto ejecutivo.

“Lo entregamos en 2006, antes de la mitad del año. (Nos dijeron) que estaban evaluando que lo iban a construir, nosotros propusimos llevar la supervisión de la obra, porque, por ley, no se puede proyectar y construir.

“Luego pasaron algunos años, digo, es una decisión importante para la zona y al referirme con importante es que son alrededor de 5 mil metros cuadrados, según recuerdo, y eso estoy consciente de que involucra un presupuesto que no es pequeño. Unos años después, salió con que lo iban a construir, volvimos a ofrecer la supervisión, dijeron que iban a ver, y ya no supe más”, señaló.

Indicó que le significó “un proyecto con mucho cariño, habíamos propuesto que para no dar más mantenimiento a la obra y que se quedara así como están los renders, forrarla con lámina negra, para que no se pudiera oxidar y que pudiera servir de revestimiento, en otras partes con lámina perforada para dejar que pasara la luz y sirviera de linterna urbana (…) Lamentablemente esos proyectos quedan en buenas intenciones”.

Hoy en día, dijo, la infraestructura presenta inundaciones y encharcamientos en época de lluvia; el espacio destinado al auditorio fue usado como almacén hasta hace unos meses y sus rincones han sido invadidos por una plaga de pichones.

La biblioteca, apuntó, es la única área que funciona, ya que fueron cerrados los talleres de danza, música, ajedrez, artes plásticas y teatro; sólo funciona el taller de música de viento para niños. Hace un par de años, estos talleres generaban, en conjunto con la biblioteca, cerca de 400 actividades anuales.

En la actualidad, se observa desierto el lugar. Su acceso está lleno de desniveles, imposibilitando la vialidad para personas con alguna discapacidad motriz; son visibles los parches de la restauración por la humedad en los muros interiores del perímetro de las salas que albergaron en algún tiempo al Instituto Nacional de Educación para los Adultos (INEA).

El inmueble se observa cerrado con candado en donde se encuentra la Sala de Interpretación del Arte Popular que ya está habilitada, con la museografía hecha y lista para abrir. Fue concebida para exhibir artesanías y punto de venta de productos locales; sin embargo, nunca abrió sus puertas porque hay vacío legal de responsabilidad para la potestad que podría ser del municipio de Jalpan o de alguna de las secretarías de Cultura o Turismo del estado.

Los salones de danza y teatro también se ven cerrados, la incubadora de negocios se ve sin actividades. En lo que sería una especie de terraza, los mosaicos están sueltos en el área posterior del auditorio, y se encuentra inconcluso el salón de danza, con varillas oxidadas y encharcamientos durante las lluvias.

En el estacionamiento no existen salidas de agua y las manchas de humedad son evidentes a la vista. Los elevadores siguen sin funcionar y los dos salones debajo del auditorio, que pudieran haber sido camerinos o almacén están cerrados y con humedad latente.

El UNIVERSAL Querétaro consultó sobre esta situación a la directora del Centro INAH en la entidad, Rosa Estela Reyes, quien consideró que el centro cultural de Jalpan es un espacio muy necesario para la comunidad, la Sierra Gorda y otros estados colindantes.

En el mes de octubre de 2021, la secretaria de Cultura estatal, Marcela Herbert Pesquera, visitó el centro cultural y luego de recorrer sus instalaciones acompañada del presidente municipal de Jalpan, Efraín Muñoz Cosme, y la directora del INAH en Querétaro, Rosa Estela Reyes, confirmó que albergaría un Centro Regional de las Artes (Cerart), como “hito estructural que favorezca la formación, producción y difusión de la comunidad artística de la región de la Sierra Gorda”. Sin embargo, no se le ha dado seguimiento a dicha obra.

Comentarios