#NuestrasHistorias. La lucha diaria de dormir en las calles | Querétaro

#NuestrasHistorias. La lucha diaria de dormir en las calles

Nuestras Historias 08/12/2017 21:15 Paulina Rosales Actualizada 21:15

Óscar, Mario y Juan pasan las noches en un estacionamiento

Minutos después, llegan dos hombres de mediana edad que también pasan la mayoría de sus noches afuera de la tienda de autoservicio, pese a las bajas temperaturas de la época.

Aunque el frío cala, los dos hombres deben resistir las heladas entre cajas de cartón, chamarras y cobijas

“(El frío) ahorita sí se pone difícil. La vez pasada no hizo mucho frío, pero ahora sí. A las cobijas que traemos se les pasa el frío bien helado”, dice Juan, un hombre de rostro severo con un tatuaje de caracteres chinos plasmados en el dorso de su mano.

Es originario de Querétaro y actualmente está desempleado. Su último trabajo lo obtuvo en Guanajuato en una empresa dedicada a la construcción. Dice que no tiene familia y desde hace algunos meses, pasa las noches en este estacionamiento.

En cambio, su compañero Óscar, originario de Veracruz, tiene una hija que estudia la secundaria y a quien visita de forma recurrente. Sólo vive durante algunos meses en Querétaro donde trabaja y se regresa a Veracruz por algunas semanas.

Aunque es una opción el albergue, a la mayoría de los hombres que pasan la noche en la calle, no les gusta debido a la mala atención que reciben y por el poco tiempo que pueden permanecer en él; razón por la que muchos como Juan y Óscar prefieren buscar un lugar en la calle donde dormir.

Los hombres señalan que entre las personas que pasan las noches en este lugar, hay de todo; algunos son inmigrantes que trazan la ruta para llegar a Estados Unidos y que quieren cumplir el sueño americano.

Mientras algunas noches pueden dormir sin muchos sobresaltos, otros días deben cuidarse y mantenerse alerta en caso de que busquen agredirlos o asaltarlos.