17 / junio / 2021 | 17:33 hrs.

Un talento comprobado

Deportes 27/05/2014 00:28 Actualizada 09:20

Emparentado con los escándalos, Carlos Salcido es una de las sorpresas en la lista del Piojo Miguel Herrera.

Al polifuncional futbolista, con historial europeo, ha sido más fácil verlo sobresalir en revistas de vanidades por su debilidad al mundillo de los trasnochados, al punto de ser referente en el escándalo ocurrido el 7 de septiembre de 2010, en el hotel de concentración, después del partido contra Colombia, en la ciudad de Monterrey.

Ese día, Salcido protagonizó el acto más publicitado, al verse inmiscuido con un transgénero, quien lo sacó a “balcón” a través de redes sociales y revistas.

Un segundo lío lo protagonizó recién un año atrás, precisamente en Brasil, durante la Copa Confederaciones. Al defensa se le relacionó entre un grupo de seleccionados que visitaron el antro-SPA Termas Centaurus, en Río de Janeiro, hecho que nunca se comprobó gracias al sistema de seguridad del sitio.

“Que nos digan dónde es para ir”, ironizó aquella vez Salcido ante la prensa.

Sin tiempo para ser examinado por Herrera en la Selección, apareció entre los 23 viajeros a Brasil 2014, con 34 años a cuestas y un repentino retorno a las Chivas, donde se formó el de Ocotlán, Jalisco.

Salcido participó anteriormente en las Copas Mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, por lo que este será su tercer certamen de esta talla. También fue uno de los tres refuerzos que alcanzaron la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, bajo la dirección de Luis Fernando Tena.

A nivel de clubes comenzó con el Rebaño Sagrado, de donde partió a Europa y se enfundó en el PSV holandés. De ahí pasó al Fullham inglés, antes de que Tigres lo “repatriara”.

También presume, entre sus blasones, las participaciones en la Confederaciones de 2005 y 2013.

Futbolísticamente ha actuado desde lateral por izquierda, hasta central y medio de contención. Se trata de un jugador fornido, duro de pasar, pero que también ha sido víctima de la decadencia del Tri en la eliminatoria. Se le recuerda por aquella falla en el “Aztecazo” del año pasado ante Honduras, que complicó el pase a la Copa Mundial.