Cuestión de categoría

Deportes 21/11/2013 01:59 Actualizada 12:36

Alejandro Talavante es un libro abierto. El matador de toros habla claro, de cualquier tema y próximo a cumplir 26 años, el 24 de noviembre, sabe expresar su sentir tanto en el ruedo como fuera de él, en un año cumbre para el extremeño que el viernes será uno de los cuatro protagonistas en la corrida inicial de los festejos por los 50 años de la Plaza de Toros Santa María.

El diestro español expresó su sentir con respecto a su próximo compromiso donde comparte cartel con Julián López “El Juli”, Eulalio López “Zotoluco” y el queretano Octavio García “El Payo”, con el que continúa una campaña en tierra mexicana que constará de alrededor 12 corridas en el país.

“Es un tópico decir que uno va con ilusión a todas las corridas, pero en este caso es verdad, Querétaro es una plaza muy significativa para mí, cuando empecé en la escuela taurina uno de los videos con el que nos amenizaban las clases era una faena del maestro Paco Camino, era aquí en una corrida de Navidad”.

“Mis compañeros y yo creímos que era importante regresarle a Querétaro la categoría que siempre tuvo y hemos hecho todo el esfuerzo que hemos podido para crear un evento de esta magnitud, con lo cual la ilusión es máxima y los sueños igual”, declaró el torero.

Talavante no se autodefine. “Me lo han preguntado muchas veces y la verdad no tengo idea, creo que soy un torero pasional, que cuando sale el toro intento que todas mis expresiones artísticas estén arropadas por una buena técnica, pero me gusta por delante del toro arrebatarme, pero creo que soy un torero que busca la entrega”.

Para el extremeño llegar a México no es cuestión de competencia, sino para nutrirse con las distintas experiencias que encuentra en los ruedos y con los toreros mexicanos.

“Son tremendos, es un honor ver la temporada que están marcando, no cabe duda que la camada de toreros nuevos vienen fuerte, pero también los maestros como ‘Zotoluco’, están apretando muchísimo y todos los días están triunfando a un nivel igual o superior al nuestro (los españoles), algo importante para nosotros, el llegar aquí y tener gente para medirse, creo que México hace mucho tiempo que no tenía a toreros tan importantes como ahora”, consideró.

En ese sentido, Alejandro se refirió al torero de casa, Octavio García “El Payo”, como una próxima figura del toreo mundial, “por ser con el que he toreado en la Santa María, ‘El Payo’ dentro de dos años estaremos hablando de una figura muy importante en el mundo del torero, no a nivel nacional sino a nivel mundial”.

Negó que la presencia de toreros españoles en plazas mexicanas sea por la disminución de corridas en su natal España.

“En España se sigue ganando dinero, no hace falta venir a México para reponer nada, creo que de hecho muchos compañeros toman la decisión de no venir porque en México es mucho más complejo de lo que se ve, el toro es especial y distinto al que estamos acostumbrados, la afición es distinta y exige otro tipo de cosas, técnicamente y artísticamente incluso más que en España, aunado al sacrificio de venir y no parar prácticamente, pero es algo que hago encantado”.

Se dijo defensor a ultranza del toro mexicano, “porque creo que el toro que alberga la calidad con que se descubren a los toreros buenos, porque el toreo que se hace rápido aquí no triunfa y el toreo siempre ha sido despacio y ha sido una expresión artística y yo creo que en México se encarnan esos valores”.

Por esta razón y para la magnitud del festejo de mañana, aseguró que se cuidó cada detalle con la materia prima que son los ejemplares de Barralva y Fernando de la Mora.

“Se ha intentado cuidar al máximo eso, porque cuando se crea un evento de esta magnitud y luego el toro no está a la altura es muy frustrante, siempre se intenta acertar, pero es muy difícil, todos hemos intentado aportar nuestra experiencia y se ha intentado traer la corrida que nuestro criterio mejor presentada estaba para esta plaza y que fuera acorde con el juego que esperemos que dé, buscando que sea entretenido y apasionante”.

Aceptó que le gustaría torear en la corrida tradicional del 25 de diciembre, aunque no es posible adelantarse.

“Es muy temprano para saberlo, lógicamente mi intención está clara, mis navidades las tengo programadas aquí en México, aunque viene una temporada muy bonita, tardes como ésta de Querétaro que son puntales, muy importantes y decisivas en la temporada mexicana, pero luego viene Monterrey, León, la (Plaza) México de nuevo, Moroleón, la despedida en Guadalajara, antes de empezar temporada en España y lógicamente me ilusiona”.