23 / junio / 2021 | 13:11 hrs.

Pistorius apela a "trauma"

Deportes 14/10/2014 00:12 Actualizada 08:42

Pretoria.— La defensa de Oscar Pistorius arrancó una embestida para tratar de que su cliente no pise la cárcel. Los abogados del ex atleta apelaron al “trauma” por el que pasó Pistorius al matar “por error” a su novia y a los proyectos de caridad en los que ha participado a lo largo de su carrera para que no pase tiempo tras las rejas.

El atleta fue declarado hace un mes culpable de homicidio imprudencial por acabar a disparos con la vida de su pareja, la modelo Reeva Steenkamp, y las penas posibles por el delito van desde una sentencia que le dejaría en libertad a una condena máxima de 15 años de prisión.

Las claves para decidir la sentencia, que se celebra en el Tribunal Superior de Pretoria y podría prolongarse durante toda la semana, incluye la declaración de expertos propuestos por la Fiscalía y el abogado del procesado.

Basándose en sus declaraciones, las dos partes propondrán a la jueza Thokozile Masipa el fallo que consideran apropiado.

Los abogados del corredor llamaron a declarar a tres testigos, y la primera de ellas fue la psicóloga Lore Hartzenberg, quien ha tratado a Pistorius desde el crimen ocurrido la madrugada del 14 de febrero de 2014.

Hartzenberg calificó a Pistorius como un “hombre quebrado que lo ha perdido todo”, su carrera y amigos, además de ver dramáticamente deteriorada su situación económica, debido a la pérdida de patrocinadores.

“Su oportunidad de recuperarse fue destrozada por las informaciones de prensa malintencionados y los comentarios públicos”, aseguró Hartzenberg, quien insistió en el “dolor” mostrado constantemente por su paciente por la pérdida de Steenkamp y el daño causado a la familia de su ex pareja.

Otro de los llamados por la defensa fue el representante del deportista, Peet van Zyl, quien, además de confirmar las pérdidas económicas de Pistorius, detalló el largo historial de iniciativas sociales y proyectos de caridad en la que ha participado el corredor.

“El señor Pistorius era un ícono deportivo global antes del tiroteo, alguien que promovía la sensibilización en muchos aspectos, sin remuneración”, dijo Van Zyl.

Antes de Van Zyl, el trabajador social del Estado, Joel Maringa, recomendó que el atleta no ingrese a prisión y cumpla una pena de tres años de arresto domiciliario y trabajos sociales.

Maringa argumentó que Pistorius no ha sido condenado antes por ningún otro delito, y consideró que el “trauma” sufrido es un castigo en sí mismo.

El fiscal Gerrie Nel consideró “sorprendentemente inapropiada” la propuesta de Maringa.