Ravens, sin piedad sobre ruedas | Querétaro

Ravens, sin piedad sobre ruedas

Deportes 03/08/2013 19:43 Actualizada 19:43

 

Sin tregua. Las integrantes del equipo femenil queretano de Roller Derby, Ravens, no tuvieron piedad de las visitantes Amazonas de Guadalajara, en el Flat Track celebrado en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), donde se finalizó con un marcador de 293-93 a favor de las de casa.

Esfuerzo, intensidad, rapidez sobre ruedas, caídas aparatosas es lo que se vivió en este encuentro, donde el grupo de jóvenes queretanas mostró que, a pesar de ser un deporte de contacto que dominan a la perfección, no serán rivales fáciles en el próximo torneo nacional que comenzará el 24 de agosto próximo  y donde Querétaro será sede de uno de los tres regionales en los que estará dividida la primera fase de competencia.

Desde el inicio de las hostilidades en el óvalo del centro universitario, el equipo visitante tenía en mente una revancha, producto de la última vez que se enfrentaron en Guadalajara, pero de nueva cuenta la experiencia y trabajo en conjunto de las queretanas hizo que fueran 200 puntos la diferencia final.

La naturaleza underground de este deporte, creado en los años 20, se convierte en un elemento más de atracción a la disciplina. Cientos de espectadores en las gradas terminaron con grato sabor de boca, tras la muestra de entrega y velocidad que enmarcó el triunfo local.

Haberle solicitado los nombres reales a los participantes, le quitaría una particularidad especial: sus nombres de batalla.

Para este partido amistoso, Ravens presentó a sus jugadoras más experimentadas: Ice Cream Soda, Jolifish, Tesla, Eristorm, Yumma, Stefy Franken Betty, Amnesia y Mishikat. Amazonas de Guadalajara jugó con Datura, Bukowski, Milky, Death Bearbie, Lady Barrio y The Sauri.

La explicación del juego y como se consiguen los puntos es la siguiente: salen a la pista cinco integrantes de cada equipo: cuatro bloquers y un jammer. Uno de los bloquers marca el ritmo y encabezan el bloque de salida al silbatazo inicial. En el segundo silbatazo, salen los jammers quienes tienen la encomienda de pasar el bloque inicial, y cada uno de los bloqueadores se defenderá con una carga al hombro para que no pase el jammer. Cada que el jammer rebase el bloque es cuando se consigue el punto; entre más veces pasen durante dos minutos, son los puntos que acumulan.

El partido estuvo dividido en dos tiempos de 20 minutos cada uno (profesionalmente se juegan de 30 minutos). En cada tiempo son 10 partidas (jams) de dos minutos, y durante el encuentro, también hay castigos (en la penalty box) donde puede haber hasta tres jugadores de un equipo.