Irregularidades en estadio Corinthians

02/12/2013
12:06
-A +A

[email protected]

SAO PAULO.— Las obras en el nuevo estadio del Corinthians, que recibirá el partido inaugural del Mundial de Brasil 2014 y fue escenario de un accidente en el que murieron dos obreros, están en situación irregular por no tener aún el aval de la alcaldía y podrían ser suspendidas, informó el diario Folha de Sao Paulo.

La situación es considerada irregular tanto por el Ministerio Público como por la propia alcaldía, debido a que el proyecto que está siendo ejecutado es diferente al autorizado por la administración municipal en mayo de 2011, y la nueva propuesta, con las alteraciones, aún no fue aprobada.

El hecho de que haya ocurrido un accidente fatal en una obra que está en esa situación puede derivar en la suspensión de la misma, lo que sería catastrófico, debido a que el Corinthians está obligado a entregar la arena a la FIFA la primera semana de enero, cinco meses antes de que se inaugure la cita mundial.

“No voy a decir que es ilegal, sino que es irregular. Si hubo un accidente en una obra irregular, debe ser suspendida, como siempre sucede”, advirtió el fiscal Marcelo Milani.

La constructora Odebrecht, responsable de las obras, presentó un proyecto con los cambios el 25 de julio, cuando cerca de 90% de las obras ya estaban. Ese nuevo proyecto todavía es analizado.

Entre otras alteraciones presentadas, según la alcaldía, están la reducción del número de asientos de 51 mil 542 a 46 mil 16 y de los cupos en el estacionamiento, de 3 mil 702 a 2 mil 943.

También se aumentó el área construida en 38 mil metros cuadrados, lo que representa cerca de 25% del total del área aprobada inicialmente. Odebrecht dijo que se trata de “algunos ajustes en el proyecto arquitectónico” y afirma que tiene las autorizaciones necesarias.

Sin embargo, Milani considera que “no es alteración”. “No, ellos pidieron permiso para un proyecto y están construyendo otro”, afirmó el fiscal, quien promueve una acción contra la ley que autorizó a la alcaldía paulista a conceder una exoneración fiscal de 420 millones de reales (unos 181 millones de dólares) para construir la nueva arena.