23 / septiembre / 2021 | 03:34 hrs.

Mis últimas letras de este año en el Gran Diario de México, EL UNIVERSAL, son dedicadas a la pequeña Zahí, la albacea de mi corazón.

En unos cuantos días habremos de despedir un año más, el cual estuvo repleto de experiencias, aventuras, retos y aprendizajes; el ser humano nunca deja de aprender. Como queretanas y queretanos vivimos un año histórico en el ámbito político, ya que este fue el año que cimentó las bases para una mayor apertura en la política para nosotras las mujeres, lo cual sin duda nos llevará a perfeccionar nuestra democracia. De manera particular considero este hecho como el mejor de nuestro año, no podía dejar de mencionarlo.

Aprovechando este espacio agradezco de todo corazón a quienes compartieron el sendero a mi lado, a mi hija Zahí por ser el motor y la razón de vivir de esta soñadora, a mi querida madre Juana Alvarado por ser el ejemplo fidedigno de que las mujeres somos capaces de superarnos, a pesar de cualquier adversidad, cuando nos lo proponemos, a mi dulce padre Alfonso Dávila por sembrar amor en cada acción que realiza, a mis hermanas Azaira y Andrea, guerreras de la vida, a Charlie por su lealtad y cariño sincero, gracias Pepe, mi fiel escudero, Rubí la hermana que escogí para esta aventura que es la vida, a mi amigo Alejandro Jurado por su paciencia, su consejo siempre sincero y sabio, por tender puentes de ayuda cuando nadie más lo hizo, a mis alumnas Lupita y Grecia, cómplices de mi amor a la oratoria, cazadoras de estrellas en el cielo de la cultura. Gracias a todas y cada una de las personas que con su ejemplo, con su amistad y su cariño llenaron de sonrisas, alegría y amor este 2015; sé que el próximo año serán los quijotes que cabalgaran a mi lado.

Gracias también a los que se fueron: sepan que se llevan una parte de mí y yo me quedo con un poco de ustedes.

Yo, su amiga y servidora, quiero agradecer también a esta casa editorial, mi segunda casa, por su visión fresca, su compromiso y solidaridad para con la juventud y sobre todo por hacer posible uno de mis sueños y poder compartir con ustedes cada semana mi humilde opinión en torno a diversos temas que nos atañen como género y como sociedad.

Pero sobre todo gracias a mis amables lectoras y lectores, porque son ustedes la inspiración para echar a volar mi pluma y darle sentido y dirección al pensamiento, gracias por leerme cada sábado y compartirme sus diferentes puntos de vista y sugerencias. Es un verdadero honor y privilegio poderles escribir.

Por ello, no quiero dejar de escribirte que yo te deseo, amiga lectora, que el próximo año te acerques a esta doctrina, el feminismo, que está revolucionando a nuestro estado, a México y el mundo. Te deseo que la sororidad se convierta en un ejercicio diario, que aprendas a amarte para que entonces con la luz de tu amor se iluminen los espacios oscurecidos por tantos años.

Yo te deseo, estimado lector, que el próximo año venga cargado de éxito y buenas oportunidades para ti y tus seres queridos, te deseo que con tus buenas acciones nos ayudes a construir un mejor mundo. Yo te deseo, al decir del poeta, que nunca te falte: “el camino que te lleva y la fuerza que te levanta, el amor que te humaniza y la razón que te equilibra”, con todo mi cariño yo te deseo.

Oradora Nacional. Premio Estatal de la Juventud Querétaro 2013. @MadalyrmDavila

Comentarios