Juárez, “El Republicano”

Ulrich Richter

Hace 214 años nació en San Pablo Guelatao, estado de Oaxaca, uno de los juristas más destacados de la historia de México, hoy debemos dimensionar y revalorizar tanto su biografía como sus postulados.

Dentro de su trayectoria ocupó diferentes cargos en los Tres Poderes de la Unión; siendo diputado local en 1833, Juez de lo Civil en 1841 y en 1846 consiguió ser electo Diputado Federal, logrando votar y sostener la primera ley que afectaba los bienes del clero. Se ocupó de la gubernatura de Oaxaca de 1847 a 1852, donde reorganizó la entonces Guardia Nacional; la que hoy fue reinstaurada por el actual gobierno de la República de Andrés Manuel López Obrador, quién además se ha declarado Juarista.

En 1854 se proclama el Plan de Ayutla, creación de los liberales al que se unen diversos personajes. Al resultar triunfante la causa revolucionaria es designado Ministro de Justicia, Negocios Eclesiásticos e Instrucción Pública. Después de promulgarse la Constitución de 1857, fue designado presidente de nuestra Suprema Corte de Justicia de la Nación; tras la confrontación con el presidente Ignacio Comonfort, fue encarcelado y luego puesto en libertad para hacerse cargo del Ejecutivo. Fue reelecto en varias ocasiones y murió siendo Presidente en Palacio Nacional el 18 de julio de 1872.

Representó a la libertad y a los valores de la República; su pensamiento liberal se enmarca en los siguientes postulados, que el propio Juárez así enmarco: “Libre y para mí sagrado, el derecho a pensar…La instrucción es el fundamento a la felicidad social, es el principio en que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos…Bajo el sistema federativo los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad; no pueden gobernar a impulsos de una voluntad caprichosa, si no que con sujeción a las leyes; no pueden improvisar fortunas ni entregarse al vicio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, resignándose a vivir en la honrada medianía que proporciona la retribución que la ley haya señalado”.

Fue sin duda uno de los liberales más emblemáticos; estos últimos como sabemos se inspiraron en la idea de la Ilustración y de los ideales republicanos que auspiciaron la Independencia de los Estados Unidos y la Revolución Francesa.

En estos tiempos tan complicados, valdría la pena seguir fomentando los principios republicanos, como la virtud cívica y la libertad positiva entendida como la participación ciudadana, ambas entran hoy a prueba por la epidemia originada por el Covid-19.

Comentarios