Sobriedad estructurada

Vida Q 19/07/2014 01:30 Actualizada 10:10

La colección Otoño/Invierno 2014-15 de theP, marca comandada por la salvadoreña Patricia Castillo, se titula Masculino Femenino, porque aborda la diferencia entre los géneros, integrándolos mediante diversas representaciones geométricas y una simbología espiritual. “Cada elemento y detalle de mi propuesta sugiere imprevisiblemente una puesta en escena arquitectónica estructural y de estilo, entre lo andrógino, el dandismo, la elegancia y la sublime feminidad”, revela la creativa, quien realizó sus estudios de moda en el IED Instituto Europeo del Design en Milán, Italia.

A través de diversos brocados, procedentes de Italia, así como algodones estampados, sedas satinadas y detalles en cuero, Patricia logró fusionar su buen gusto con las tendencias actuales. “Para esta colección propongo principalmente siluetas circulares bombachas, chaquetas brocadas, así como vestidos camiseros, al más puro estilo masculino”, expresa.

Asimismo, realizó algunos jumpers que combinan en su diseño un toque sport y formal, así como piezas de gran volumen en las que imperan texturas táctiles y visibles, teñidas de negro. Se trata de una colección sobria, recargada de significados, líneas simples y evocadoras, con detalles elegantes.

Minimalismo a tope

Tonalidades entre gris plata, azul oscuro, blanco brillante, beige pálido y oro viejo destacan en su opción para fin de año. “En general, el estilo de mi marca requiere del uso de una paleta de color muy neutra. Creo en las tonalidades sobrias y elegantes para la mayoría de las piezas; el uso del color se debe únicamente a gustos particulares”, narra la diseñadora, quien describe a su mercado meta como una mujer creativa, segura de sí misma, libre y con un sentido del arte y el diseño muy agudo.

Con puntos de venta en países como Italia, Inglaterra, El Salvador y México, Patricia, quien lanzó theP en 2011, ha sabido conjugar el arte, la arquitectura, la geometría y las líneas puras para crear colecciones de gran calidad.

“Gracias a mi experiencia trabajando en Japón, desarrollé una visión conceptual de moda como expresión artística y comencé a adoptar una estética más formal y depurada con cortes simétricos precisos, caracterizados por binomios cromáticos y una línea estructural, en la que enfatizan su estricta fascinación por el detalle y la calidad”, confiesa.

Para esta entrega, Castillo retoma al círculo como una analogía de la Luna para referirse al sexo femenino, mientras que el triángulo lo emplea para tener presente la masculinidad en sus bocetos.

“Cada pieza de esta antología está comprendida por formas explícitas y simbólicas del género masculino y femenino, junto a su entorno espacial que lo complementa. Las formas geométricas representadas en rombos adquieren una simbología femenina como matriz de vida, mientras que el triángulo representa lo masculino. Las formas redondeadas recrean la unión absoluta de perfección y el cuadrado manifiesta la estabilidad y el constante equilibrio que definen las colecciones de theP.

“En cuanto a la conceptualización del entorno, el círculo reducido estructuralmente como ente abstracto de gran dimensión hace alusión a una Luna, cuyo círculo representa el principio de la feminidad y su estrecha relación con el renacer”, puntualiza.