Enrique Abedrop Rodríguez: “Me gusta decir siempre las cosas de frente”

"Me encanta el rock de Pink Floyd y Sabina, pero los corridos me llegan mucho"
CEA, Vocal Ejecutivo, Querétaro, Tamaulipas, Actividad profesional,
Foto: Demian Chávez
14/07/2017
01:43
Francisco Flores
-A +A

“En mi persona no soy tan organizado, por eso siempre necesito de alguien que me asista”, expone el vocal ejecutivo de la Comisión Estatal del Agua (CEA), Enrique Abedrop Rodríguez, quien además subraya que le gusta “respetar y que lo respeten”.

Entrevistado A Bote Pronto por EL UNIVERSAL Querétaro, asegura que es feliz siendo servidor público, por lo cual no se imagina en otra actividad profesional; además, expone que su color favorito es el azul, pero asegura que ello no tiene “ninguna connotación de partido”.

De manera categórica, Abedrop Rodríguez, nacido en Reynosa, Tamaulipas, dice que no soporta los sonidos que se hacen con los globos, “soy alérgico a eso”, además de que “como buen norteño” su comida favorita es un buen pedazo de carne asada, acompañada con un whisky.

“Muy disciplinario y obsesivo, también soy explosivo, enojón, pero el enojo se me pasa rápido, generalmente no me guardo las cosas”, son las características principales con las cuales identifica su carácter el titular de la CEA.

¿Cuál es el principal rasgo de su carácter?

—Soy muy organizado con mi chamba, la tomo muy en serio, aunque en mi persona no soy tan organizado, necesito gente que me organice a mí, pero en lo que se refiere al trabajo trato de ser muy disciplinario y obsesivo, también soy explosivo, enojón, pero el enojo se me pasa rápido (...) no me guardo las cosas; me gusta decirlas de frente, no se me da mucho jugar con las cosas que no me gustan y callarlas.

¿Qué cualidad aprecia más en una persona?

—Las virtudes que más aprecio son la honestidad, la lealtad y la transparencia con lo que se dice y lo que se hace, me gusta que sean congruentes entre lo que se dice y se hace. Me gusta mucho tratar a las personas por igual. Me gusta respetar y que me respeten.

¿Qué es lo más aventurero qué ha hecho en la vida?

—Una de las cosas más aventuradas que he realizado es la participación en cabalgatas largas, me gustaba mucho irme a la Sierra de Hidalgo, también a Veracruz, entrar con nuestras casas de campaña, eran travesías que hacíamos en nuestra juventud, éramos totalmente inconscientes y afortunadamente nunca nos pasó nada, a pesar de que éramos personas con poca experiencia.

¿Qué espera de sus amigos?

—Que estén cuando los necesito, ya sea cuando tenga algún problema o compartir una alegría. Dicen que los buenos amigos son aquellos que piden poco y dan mucho.

¿Su principal defecto?

—Que siempre quiero que se hagan las cosas de manera muy rápida, me ha costado mucho trabajo dar resultados en un corto plazo [en el trabajo] y de manera inmediata y por eso lo resultados que se alcanzan con mucho esmero son muy satisfactorios, considerando que las cosas no se logran de la noche a la mañana.

¿Su ocupación favorita?

—Compartir y convivir con mi familia, me gusta mucho, aunque no se me da mucho. Me gusta mucho platicar con mis hijos.

¿Su ideal de la felicidad?

—La felicidad es hacer lo que te gusta, aunque creo que es muy difícil alcanzarla. Algún día leí un libro y decía que la felicidad es algo parecido a perseguir una mariposa que vas detrás de ella y cuando te cansas de perseguirla y te sientas a descansar, llega y se te para en el hombro. Lo que quiere decir que la felicidad no siempre llega cuando la estás buscando, muchas veces llega cuando menos la esperas.

¿Cuál sería su mayor desgracia?

—Una desgracia fue cuando perdí a mi padre. Era una persona difícil en el trato, por ser estricto, que hasta mi juventud me infundió miedo, pero cuando yo tenía un problema era el primero en estar para ayudarme. Por eso uno de los días más triste que he tenido es cuando lo perdí. También fue una desgracia cuando perdí a mi abuelo materno, con él conviví mucho. Mi papá y mi abuelo en algún momento de mi vida fueron mis mejores amigos.

¿Qué le gustaría ser?

—Yo soy muy feliz siendo servidor público, no me imagino haciendo otra cosa; en esta actividad he adquirido mucha experiencia.

¿En qué país desearía vivir?

—En México, a pesar de que yo estudié en Estados Unidos, donde yo viví muy contento, pero estando allá siempre tuve el anhelo de regresar a México. Me gusta mucho salir al extranjero, pero me siento afortunado de estar en mi país, por eso creo que logramos superar esta etapa de delincuencia que estamos pasando e incertidumbre, seguramente aprovecharemos nuestras virtudes como pueblo. No debemos pasar por el alto que somos un territorio hermoso, por eso disfruto mucho mi país.

¿Cuál es su color favorito?

—El azul, debido a que de ese color fue el primer coche que le conocí a mi papá, además es el color del cielo, básicamente por eso. Pero esto no tiene ninguna connotación de partido.

¿Cuál es su animal favorito y por qué?

—El caballo, aunque también el perro. El caballo me parece un animal muy noble, me encanta, me identifico mucho con ellos y por otro lado el perro es el mejor amigo del hombre y así lo considero yo.

¿Canción favorita?

—Tengo varias, me gusta mucho una que se llama “Time” de Pink Floyd.

¿Cuál es su película favorita?

—El graduado, que aborda una historia de un joven que es presionado por su mamá para que se case. Esta película es un ícono de los 70, ofrece muchos contrastes debido a que él se enamora de una mujer 50 años mayor que él.

¿Cuál es su libro favorito?

—No tengo uno en especial. Me gustan los libros cortos, entre ellos Gaviota, La vida inútil de Pito Pérez y El Principito. Yo escribí uno que podría ser mi favorito, que se llama Presupuesto basado en resultados, que trata del tema de por qué en México gastamos sin obtener resultados.

¿Un héroe o heroína de ficción?

—Me hace pensar en el Santo, debido a que es un héroe de carne y hueso, nada que ver con Batman o Superman.

¿Cuál es su lugar favorito en el que has estado?

—Uno de los favoritos que he visitado es Florida y me gustó mucho el momento debido a que estaba con mi hija y ahí visitamos Disneyland. Es un día que disfruté como pocos en mi vida.

¿Grupo o cantante favorito?

—Tengo muchos, en diferentes épocas de mi vida me han marcado diferentes grupos. Me gusta mucho el rock en español y en inglés, en la época en que crecí hubo mucho rock en español, me gusta mucho el rock clásico, en especial Pink Floyd, Alan Parsons, también Joaquín Sabina, el Tri y Botellita de Jerez.

Aunque también me gusta mucho la música de mariachi, debido a que mi abuelo materno me cantaba, entre otras “El caballo blanco”, “Caí en los brazos de una linda morenita”, de Cornelio Reyna. Los corridos me llegan mucho, me encantan.

Defínase en tres palabras.

Auténtico, leal y tozudo.

¿Su héroe de la vida real?

—Mi suegro, que ya murió. Nunca se lo pude decir, era una gente no muy comunicativa, pero yo siempre lo admiré, era una persona sumamente organizada y disciplinada.

¿Su nombre favorito?

—Enrique, así se llama mi padre o Isaac como mi abuelo materno, a quien le decíamos “Chaco”; él tenía en la frontera [con EU] una especie de cantina elegante en una época donde venía mucha gente del otro lado a México.

¿Qué hábito ajeno no soporta?

—Soy alérgico a unos sonidos, como al del globo. Tampoco me gusta que te estén predicando si no es con ejemplo.

¿Personaje, filósofo o autor histórico favorito?

—Me gusta mucho Anthony de Mello debido a que es un recopilador de filosofía hindú, cristiana. El cántaro del pájaro se llama el libro. También admiro mucho el trabajo, las caricaturas de Abel Quezada, sus materiales son fenomenales.

Si pudiera revivir a algún personaje de la historia ¿a quién sería?

—Necesitamos más personas como Gandhi. Él era un personaje que trascendió y que admiraba la parte inglesa, que vivió la opulencia y después supo lo que era la pobreza.

¿Qué don de la naturaleza desearía poseer?

—Volar sería muy bonito. A mí me gusta mucho bucear y creo que es muy semejante a volar, sobre todo en Cozumel, donde se agarra una corriente diferente. Entonces, agarrar una corriente es lo más cercano a volar.

¿Cómo le gustaría morir?

—En mi casa, en mi cama y tranquilo con mis seres queridos. Cuando ya no me pueda valer por mí mismo será el momento de descansar y así me gustaría morir.

¿Tiene alguna colección?

—No, aunque en alguna ocasión coleccioné gorras.

Si pudiera comer una sola comida en su vida, ¿qué sería?

—Soy carnívoro, sin duda que prefiero la carne asada como buen norteño que soy y acompañarla con una bebida como el whisky.

¿Tiene un lema?

—No tengo un lema específico.

¿Cómo se proyectas en un futuro?

—Me gustaría cumplir con el trabajo que me han encomendado, me gusta mucho el trabajo que estoy haciendo en la CEA, me gustaría que Querétaro en los siguientes 30 años no sólo tuviera mucha conciencia del cuidado del agua, sino también proyectos de infraestructura para poder satisfacer esta necesidad del vital líquido que tiene el estado. Si se logra esto me sentiré muy satisfecho de haber colaborado para lograr el objetivo que me encomendaron.

¿Su principal virtud?

—Ser muy obsesivo con lo que me fijo como meta. Una de las satisfacciones más importantes que tengo es que recibí un premio por Innovación que entregó Coneval en 2015 al cumplir 10 años de su fundación. El premio me lo entregó un área en la que trabajaba en la Secretaría de Economía del gobierno federal.

Lo que se reconoció fue una propuesta que se implementó para cambiar el proceso de auditoría desde la controlaría de la Secretaría de Economía.

¿A quién admira en la vida?

—A mi hermano debido a que luchó mucho contra una enfermedad que tuvo, pero sobre todo la forma en que la enfrentó.

¿Tiene alguna frase de algún autor, filósofo o escritor que le inspire?

—El amor es el que te llevas.

¿Cuál es su serie favorita?

—No soy muy adepto a ver series, aunque Vikingos me encantó. Me gustó la estrategia que usaban para moverse. Antes era fanático de las entrevistas que hacía la dupla conformada por Chucho Salinas y Héctor Lechuga.

Comentarios