Indígenas se resisten a ser olvidados

El antropólogo Alejandro Vázquez explica que hay miedo a la diversidad cultural
UAQ, Indígenas, Antropología, Sociedad, discriminación, Identidad
La discriminación sigue siendo un proceso intrínseco a la identidad de los mestizos, señala antropólogo (RICARDO LUGO)
09/08/2017
06:09
Rocío G. Benítez
-A +A

Tras la conquista española se proclamó a Querétaro como Pueblo de Indios, hoy esta ciudad tiene presencia de 26 grupos etnolingüísticos, principalmente otomí, náhuatl y mazahua, es un espacio multicultural y, a pesar de ello, la discriminación a indígenas, en lugar de disminuir, va en aumento. 

Alejandro Vázquez Estrada, coordinador de la carrera de Antropología en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), explica que la sociedad (mestizos) y los pueblos indígenas tienen un marcado distanciamiento por desigualdades y estereotipos, como la idea de que en el campo todo es pobreza y atraso; hay un miedo latente a la diversidad cultural, a demostrar un gusto por los saberes y tradiciones indígenas, porque al indianizarse, se cree, su estatus social bajaría.

Artículo
Ángeles Crescencio, cocinera tradicional de Amealco, dice que no le da vergüenza hablar otomí.
“Con flora y fauna del campo se guisa rico”“Con flora y fauna del campo se guisa rico”

“La discriminación sigue siendo un proceso intrínseco a la identidad de los mestizos, a la identidad de lo no indígena. Nosotros hemos estudiado los modales de discriminación y el más peyorativo que se utiliza en educación media básica en este país es: ‘No seas indio’. A final de cuentas, una de las cosas que nosotros discutimos es que si bien la tarea del estado todavía no está terminada, la tarea de la sociedad está muy lejana, de hecho creo que nos hemos hecho cada vez más una sociedad que discrimina, menosprecia a los componentes étnicos o indígenas, porque tenemos siempre ese miedo a la diversidad cultural”, revela a EL UNIVERSAL Querétaro.

Ese aumento de la discriminación, agrega Vázquez Estrada, obedece a que en los ciudadanos no hay una ética de la multiculturalidad, no hay un interés de promover un discurso de enriquecimiento a través de la integración.

Artículo
La música típica une los sonidos de una flauta de carrizo con los de un pequeño tambor de cuero
Los últimos pifaneros de Santa María MagdalenaLos últimos pifaneros de Santa María Magdalena

Pero la problemática viene de siglos atrás, cuando en el asentamiento, nombrado por la corona española Pueblo de Indios de Querétaro, todo se comenzó a transformar, a urbanizarse y establecer modos de convivencia, donde los indios quedaron excluidos.

“Los indígenas en la ciudad tienen siglos de ser criminalizados sólo por ser indígenas. Cuando Querétaro era una ciudad de indios, en el siglo XVI, era una ciudad en donde el ser indígena era el espíritu de esa sociedad y cuando cambiamos a una ética del siglo XVII, resulta que en plaza de la Constitución, en los portalitos, se rentaban pantalones para entrar a la ciudad, no podían entrar con un calzón de manta a la ciudad. ¿Qué pasó ahí? Se modificaron los modos de relación y entonces esta ciudad de indios, que nos hacía sentirnos orgullos de nuestras capacidades étnicas, se convirtió luego en una ciudad mestiza, en la cual todo lo indígena era mal visto”.

Artículo
Grupo busca regresar los sonidos de las culturas origen con instrumentos elaborados a mano.
Chichimecas, al rescate de la música prehispánicaChichimecas, al rescate de la música prehispánica

 “Ahora tenemos más posibilidades de platicar sobre el tema, pero tenemos menos acciones donde se apliquen estas ideas vinculadas hacia la pluralidad”, destaca el experto en Antropología.

El pasado mes de julio la señora Macedonia Blas, originaria de Amealco, fue reconocida con la Presea Nelson Mandela, que otorga el Congreso del estado a los defensores de los derechos humanos. Doña Mace dijo a EL UNIVERSAL Querétaro que de los “premios no se come, pero se siente bien recibirlos”. En ese mismo mes de julio la llamaron al Teatro de la República para entregarle la Presea José Ma. Vértiz Delgado, en sesión de cabildo.

Artículo
Vestida de rosa mexicano, con un traje típico de México y cabello trenzado, Macedonia Blas Flores, queretana nacida en 1957, dirigió unas palabras a la audiencia en un teatro a medio llenar. Lo hizo en honor de los tres personajes reconocidos.
Reconocen a queretanosReconocen a queretanos

A la ceremonia se le vio llegar con su traje típico y su tazcal cargado a la espalda, poco a poco se abrió paso entre las personalidades de traje y corbata que se congregaron, hasta llegar a la primera fila, donde le indicaron era su lugar. Al final hubo aplausos y abrazos de todos los presentes.

“Estamos felices, le aplaudimos, la abrazan, las fotos y después de ello tiene el mismo recorrido de desigualdad que tuvo justo antes de recibir ese premio; esos estados de ánimo hacen que hoy en día la política vinculada hacia los pueblos indígenas los reconozca en términos simbólicos, pero los desconozca en términos de acciones”, dice Alejandro Vázquez Estrada.

En 2017 la carrera de Antropología de la UAQ está celebrando sus primeros 20 años de existencia, y lo hará con la exposición “La Joven Antropología Querétaro” que se inaugura el jueves 10 de agosto, a las 19:00 horas, en el Museo Regional de Querétaro. 

Comentarios