Con Querétaro, cuentas claras

Hugo Cabrera Ruíz

La labor de un representante popular es ardua, aunque no tenga reflectores, lo que importa es poder mirar a los ojos a nuestros electores, y esa es la mayor satisfacción de un político.

Entregar buenas cuentas e informar a los habitantes de Querétaro es una convicción y una responsabilidad. Así, lo hemos hecho como funcionario público y ahora como representante popular ante el Congreso de la Unión, durante los últimos tres años.

Esta experiencia legislativa en la LXIII de la Cámara de Diputados ha sido gratificante, pero lo ha sido aún más porque representamos a nuestra entidad, con responsabilidad velando por los mejores intereses de Querétaro. Los números acreditan la productividad de nuestro desempeño legislativo, los recursos económicos gestionados y las obras realizadas nos muestran que esta gestión trajo beneficios a los habitantes de todos los rincones de Querétaro.

Por lo que toca a este último periodo de ejercicio legislativo, destacan los asuntos aprobados en los cuales participamos, como las medidas para contrarrestar la obesidad y el sobrepeso, e impulsamos la preservación de hallazgos naturales y culturales en la Riviera Maya.

También aprobamos mecanismos para proteger y garantizar una vida libre de violencia hacia las mujeres, al dar certidumbre en la aplicación de justicia para quienes sufran de acoso y hostigamiento sexual; y mejoramos los mecanismos de reinserción social, con estricto apego a los derechos humanos.

En el aspecto económico impulsamos a México como potencia en turismo, al fomentar la profesionalización de prestadores de servicios; aprobamos la #LeyFinTech, con el propósito de regular las instituciones de Tecnología Financiera, para dar certidumbre y seguridad a los inversionistas y usuarios de este innovador segmento; asimismo promovimos la Ley de Mejora Regulatoria, para tener trámites más sencillos y ágiles que incentiven la competitividad y las inversiones; y aprobamos reforma para fortalecer y ampliar la protección de la propiedad industrial, con el fin de promover la competitividad e incentivar la innovación, además de dar viabilidad a marcas no tradicionales, como las sonoras u olfativas.

En otro orden de ideas, la legislatura tuvo la prioridad social al realizar reformas para que más mexicanos tengan acceso a una vivienda digna, al fortalecer las políticas públicas en la materia.

En el ámbito de la administración pública respaldamos reforma para tener un Servicio Exterior Mexicano moderno, fuerte, con perspectiva de género y que prestigie la imagen de México en el mundo; y dimos pasos importantes en materia de comunicación entre sociedad y gobierno, para generar mayor confianza con un modelo más transparente.

En este periodo, desde tribuna presenté una iniciativa, suscrita en conjunto con mi coordinador y amigo, el diputado Carlos Iriarte, para fortalecer el derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión; acorde al compromiso de México con los derechos humanos, la iniciativa busca modernizar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Con sensibilidad social y compromiso con México, promovimos la eliminación del fuero y eliminamos la figura del arraigo para fomentar mejores prácticas de persecución del delito e investigación.

Finalmente, participamos en la edición del libro El Ejido de Santa Rosa Jáuregui, Querétaro, en su centenario, una importante obra literaria que enriquece el acervo histórico y cultural de nuestro estado.

Este brevísimo recuento no es limitativo, muchas actividades en favor de Querétaro y sus habitantes, no se ven reflejadas aquí, pero están operando en favor del bienestar de las comunidades. La labor de un representante popular es ardua, aunque no tenga reflectores, lo que importa es poder mirar a los ojos a nuestros electores, y esa es la mayor satisfacción de un político. Y así continuaremos haciéndolo, en cualquier trinchera que nos toque en un futuro inmediato.

Diputado federal por el PRI

Comentarios