23 / julio / 2021 | 22:54 hrs.

Cómo mitigar el riesgo financiero en tu empresa (Primera Parte)

Francisco Javier Perezanta Ordoñez

En la publicación anterior, mencionamos que el riesgo es la probabilidad de que ocurra un evento que se traduzca en una afectación a un resultado esperado, además comentamos sobre los tipos y la diversidad de categorías de riesgo a los que puede estar expuesta tu empresa. Durante está y nuestra siguiente publicación, te comentaré en qué consiste el riesgo financiero y el papel que juega esta categoría de riesgo dentro de tu empresa, con la finalidad de que puedas administrarlo adecuadamente.

El riesgo financiero se puede definir como la probabilidad de que los beneficios económicos obtenidos por una inversión sean menores a los esperados. Los principales componentes del riesgo financiero a los que está expuesta una empresa son: el riesgo de crédito, el riesgo de mercado y el riesgo de liquidez.

Para fortalecer la situación financiera y garantizar la rentabilidad de una organización, es necesario tener identificado, mitigado y controlado este tipo de riesgo. A continuación, te describo uno de los componentes del riesgo financiero, que es el riesgo de crédito.

El riesgo de crédito consiste en la probabilidad de incumplimiento de pago por parte de una persona o empresa a la que se le otorgó un financiamiento. Este tipo de riesgo se identifica a partir del análisis de la capacidad e intención de pago de un deudor conforme a las condiciones pactadas.

En tu empresa, el riesgo de crédito lo puedes encontrar en los clientes a los que les otorgaste un plazo para el pago de una operación de compraventa de un producto o servicio. También lo puedes encontrar como deudores diversos, que son personas a las que les otorgaste algún tipo de financiamiento cuyo fin no está relacionado con la operación normal de tu empresa (ejemplo: préstamos a algún funcionario o empleado de tu organización).

Como recomendación, el riesgo de crédito lo puedes mitigar con el análisis de la capacidad de pago, de la capacidad de endeudamiento y de la conducta de tu cliente, además de tomar en cuenta las condiciones macroeconómicas que impactan el sector en el que se desenvuelve. En adición a lo anterior y de acuerdo a la magnitud de la operación, puedes tomar algún bien o derecho como garantía del financiamiento que cumpla la función de colateral de pago y por último, es importante dar un seguimiento adecuado a la recuperación de este tipo de operaciones. Recuerda que estipular las condiciones del financiamiento de manera adecuada y asegurar que tu contraparte las conoce y se compromete a cumplirlas, contribuirá a mitigar el riesgo de crédito en cada operación.

Lo anterior te permitirá mitigar el riesgo de crédito y generar un flujo adecuado de recursos en tu actividad o empresa, lo que te ayudará a mantener un sano desempeño operativo y a la formación de relaciones benéficas de largo plazo con tus clientes y proveedores. Con ello, darás un paso más para lograr bienestar en tus finanzas.

En nuestra siguiente publicación te describiré en qué consisten los dos componentes restantes del riesgo financiero: el riesgo de mercado y riesgo de liquidez, lo que te ayudará a identificar estos componentes en la operación de tu empresa y con ello, buscar la manera de controlarlos y mitigarlos adecuadamente.

Esperamos tus comentarios, dudas y sugerencias en: [email protected].

*Director General de Bienestar Préstamos y Ahorro.

Comentarios