Se encuentra usted aquí

Birretes al aire en la Anáhuac

En un ambiente de celebración y nostalgia, 130 alumnos de la Universidad Anáhuac festejaron la culminación de sus estudios profesionales, contando con la presencia del empresario Ernesto Alfonso Sterling
Universidad Anáhuac, licenciatura, graduación, mundo profesional, Ernetso Alfonso Sterling, Luis Alverde, culminación, Leonel
Foto: Mario Valdés
21/12/2017
06:00
Fabiola Ocampo
-A +A

Alumnos de diversas licenciaturas de la Universidad Anáhuac compartieron su ceremonia de graduación con amigos y familiares, en una celebración especial que se llevó a cabo en el polideportivo de la institución.

El recinto se vio ambientado por flores, obsequios, globos de colores y distintas leyendas, además de emociones encontradas por parte de los estudiantes, quienes dejan atrás una importante etapa.

El evento fue encabezado por Luis Alverde, rector de la universidad,  contó con la presencia de Ernesto Alfonso Sterling, consejero fundador de la universidad y quien recientemente fue reconocido como el “Empresario del Año”.

“Si algo me gustaría transmitirles como nuevos integrantes del mundo profesional, es que siempre se guíen por los caminos de honestidad, justicia y compromiso; con el fin de disfrutar un legado de liderazgo. Talento les sobra, no lo entierren, pónganlo en práctica, y con la práctica se hace el maestro”, compartió Sterling con los invitados. 

Por su parte, el rector de la universidad, pidió un aplauso para los padres de familia que se encontraban presentes, ya que durante estos cuatro años fueron el pilar e impulso más importante para el éxito de los recién egresados.

“No se pongan metas fáciles, complíquense, si nosotros no cambiamos a México, no lo va a cambiar nadie. Les pido que emprendan, que se equivoquen, que se enamoren, que busquen hacer una familia; les pido que estudien, porque les toca un mundo muy difícil en el que siempre hay que estar preparados, les pido que recuerden que Dios existe”, puntualizó.

Entre ovaciones y aplausos, cada uno de los estudiantes recibió un “Leonel” de peluche, mascota distintiva de la universidad, así como un diploma que representa la conquista de este reto profesional.

“Yo creo que para todos esta es una etapa difícil, pero también es muy gratificante que lo hayamos logrado. Es un momento para agradecer a toda la familia y a los amigos que hemos hecho, de los que nos llevamos no sólo una amistad, sino también conocimientos y experiencias para toda la vida”, expresó el estudiante Andrés Romero.

Al finalizar la entrega de los reconocimientos, los graduados y sus familias disfrutaron de un agradable coctel en el que degustaron exquisitos bocadillos, acompañados de vinos blancos y tintos, además de felicitaciones, abrazos y las infaltables fotos del recuerdo junto a sus compañeros.

Comentarios