Cadenas compiten con tienditas

Cadenas compiten con tienditas

Cambios en hábitos de consumo abren paso a otra forma de comercio en el país
Foto: (Especial)
La esgrimista recibirá un reconocimiento de la FIE
La Canaco alega complicaciones en trámites a realizar
Realizará proceso entre partidos este 18 de diciembre

Por Eduardo Camacho | El Universal

Las llamadas tienditas de barrio luchan para no quedar más alejadas de las nuevas tendencias dentro del comercio minorista, pues deben enfrentarse a las grandes cadenas comerciales y a la tiendas de conveniencia.

Cadenas como OXXO y 7-Eleven, surgen de la esencia del comercio tradicional pero respaldadas por grandes firmas que proveen de inversiones para lograr infraestructura y diversas opciones al consumidor que poco a poco restan competitividad a las tienditas tradicionales.

Tan solo OXXO, perteneciente a FEMSA, supera los 10 mil puntos de venta en más de 350 ciudades y ofrece servicios adicionales al consumidor como la facilidad de realizar pagos de servicios de luz, agua, teléfono, gas, televisión por cable, celular (pago de facturas y tiempo aire), multas, impuestos, entre otros que suman hasta 200 servicios.

Este tipo de acciones, hacen cada vez más difícil la supervivencia del los minoristas independientes y para evitar bajar la cortina de forma permanente, buscan actualizarse con acciones simples como redistribución de su local e integrar el pago con tarjeta de crédito o débito vía terminal electrónica.

Enrique Guerrero Ambriz, director general de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope), consideró al haber cambiado los hábitos de consumo de la población, las tiendas de conveniencia se ha convertido en su principal competidor, pues la venta de abarrote ha disminuido en las tiendas pequeñas y, prácticamente el 70% de lo que desplazan ahora son productos de exhibidor como aguas refrescos y cigarros.

“El problema comenzó hace una década pero en los últimos 2 años ha crecido mucho la apertura de este tipo de tiendas, incluso las diferentes marcas se han multiplicado y de ser una o dos ahora existen ocho diferentes”, agregó.

El líder de los pequeños comerciantes explico que no se tienen cifras en cuanto a cierre que puedan adjudicarse a este tipo de tiendas, pero aseguró que cuando se establece una, se merma 40% de las ventas de las tiendas de barrio e impacta en hasta 5 abarroteros cercanos al local.

De acuerdo con el entrevistado, en 2003 había alrededor 40 mil puntos de venta en el Distrito Federal, ahora son 30 mil entre abarroteros y misceláneas, que generan entre 2 y 3 empleos en promedio mientras que las de la conveniencia de 4 a 6 plazas laborales.

¿Conveniencia es competencia?

Fuentes de OXXO consideraron que este tipo de comercio no juega un rol de competencia directa contra tiendas tradicionales ni en formato ni en unidades existentes, ya que cada concepto de tienda atiende a un segmento y requerimiento específico de los consumidores.

“Desde 2008 se ha ampliando la gama de servicios para convertirlo en un lugar donde se realice ‘todo en uno’, desde pagos de hipotecas hasta boletos de avión y recargas de tiempo aire de celulares, que en conjunto atrajeron aún más clientes a nuestras tiendas”, precisaron.

Lo anterior lo reforzaron con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), al reportar que las tiendas tradicionales en México ascienden a más de 630 mil, mientras que OXXO sólo cuenta con 10 mil 601 establecimientos al aperturar en promedio 3 tiendas por día, es decir, mil 40 al año.

Explicaron que entre los principales productos que se consumen en estos locales y de acuerdo a las necesidades de su tipo de clientes, destacan aquellos de antojo (botanas, galletas y dulces); de bebidas (agua purificada, refrescos y cerveza); de consumo diario (huevo, leche y pan) y los productos de reunión (desechables, papitas, dips y hielo).

En tanto, Mariana Vargas, gerente de comunicación de la consultora Kantar Worldpanel México, consideró que no están en riesgo los canales tradicionales y que podrán convivir en el ecosistema, ya que ante la diferencia de oferta entre ambos formatos, son dos públicos con una meta distinta.

“Contar con una tarjeta de crédito o débito, habla de niveles medios a altos y por otro lado, lo que más atrae de las tiendas de conveniencia es la recarga de tiempo aire de celulares, algo que tampoco ofrecen las tienditas”, detalló.

Además, ejemplificó que en cuanto al precio entre las dos tiendas, tomando como referencia los refrescos, existe hasta 10% de diferencia, es decir la de conveniencia vende a un precio más alto que la tiendita, mientras que el ticket promedio de las primeras es de 52.82 pesos contra las tradicionales es de 34.06 pesos.

Sin embargo, los viajes en un año a las de conveniencia son 14, mientras que a las independientes el número es de 223 visitas, lo cual de muestra que siguen siendo el formato predilecto por la gran mayoría de los consumidores.

Para la experta, las tradicionales deberían contar con mayor apoyo e implementar los mismos servicios de las de conveniencia; logrando acercarse a más público, tener un mejor surtido y una visible mejora del local.

Para ello, la Canacope busca cambiar el sistema tradicional de ventas basado en la diversificación del negocio; aunado a tres factores indispensables que deben modificarse y comenzar por implementar los servicios de recargas electrónicas y el pago de servicios así como la recepción de pagos con tarjetas de crédito.

Un segundo es cambie la infraestructura eléctrica para lograr mayor y mejor iluminación así como menor consumo de energía y por último, el acomodo de la mercancía ya que se busca sustituir la estantería tradicional de madera o de lámina por estantería tipo supermercado.

Quienes ya lo han hecho, logran mejorar entre 25% y 32% sus ventas en los primeros 3 meses; pero los cambios requieren una inversión en promedio de entre 60 mil a 80 mil pesos en un perímetro de 20 a 30 metros cuadrados; para lo cual se buscará apoyo a través del Instituto Nacional de Emprendedor (INADEM), de la Secretaría de Economía.

Ello sería vía el Fondo Pyme con recursos a fondo perdido o en equipamiento y que el locatario participe con la otra parte; lo cual se está analizando con las autoridades para brindar competitividad a los micro y pequeños empresarios.