Se encuentra usted aquí

Un certamen con larga historia

La OFEQ tocará en el 50 aniversario del Concurso Nacional de Baile de Huapango Huasteco; esperan la participación de 600 parejas
Un certamen con larga historia
Foto: Archivo. El Universal
16/03/2019
07:05
Rocío G. Benítez
-A +A

Cuando inició el concurso de huapango en San Joaquín, se inscribieron sólo 17 parejas que bailaron “como Dios les daba a entender”, y ahora, en el 50 aniversario de este certamen nacional, que se realizará el 3 y 4 de mayo, esperan a 600 parejas provenientes de todo México, que se han preparado durante todo el año para ser los campeones.

Además del jurado que califica ritmo y precisión, cada pareja se somete al ojo crítico del público que no perdona ningún error, un mínimo traspié traerá gritos y rechifla que obligarán a los bailarines a bajar de la tarima.

“Sí, el público es muy exigente, no acepta un paso mal ejecutado, la gente les chifla, les grita, no acepta un error. Durante el concurso vamos a pasar unos videos de las primeras ediciones y ahí vamos a ver que el evento ha cambiado mucho, cuando inició el concurso eran 17 parejas, no había estilo, no había categorías y bailaban como Dios les daba a entender, como se baila serranamente, pero con el tiempo se fueron dando las investigaciones de los vestuarios, porque cada atuendo lleva diferentes accesorios y cada uno tiene su significado, también los pasos y hoy en día se presenta lo mejor en San Joaquín y subir a la tarima, donde en tres minutos puede quedar dentro o puede quedar fuera”, dijo a EL UNIVERSAL Querétaro Jesús Novoa Ramírez, coordinador general del Concurso Nacional de Baile de Huapango Huasteco.

Su primera edición se realizó el 4 de abril de 1970, como Concurso Regional de Huapango; y en 1973 se convirtió en Concurso Nacional. Pero al certamen no sólo ha reunido a mexicanos, la pasión por el huapango se ha extendido a Estados Unidos y Holanda, lugares de los cuales han llegado bailarines para demostrar su dominio en el zapateado.

“Hay grupos de danza de Querétaro, que han ido de promoción al extranjero, mostrado lo que es el huapango y han llegado parejas del extranjero a San Joaquín, y la persona que viene se enamora de esta fiesta, porque eso es lo que es, una gran fiesta”, añadió.

promo_2_vida_q_vp-.jpg

El 3 de mayo iniciarán las actividades con la inauguración de la Casa del Huapango, ubicada en el centro del municipio de San Joaquín, inmueble creado con apoyo de la Secretaría de Cultura de Querétaro, especialmente para este baile tradicional.

La Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro (OFEQ) participará en la ceremonia inaugural de la Casa del Huapango, acompañada por el trío Cantores del alba y esperan se sume también el violinista del Trío Hidalguenses.

“Esta idea de unir a la Filarmónica con el huapango sale del comité organizador, a raíz de que se están dando fusiones de la música de cumbia con la orquesta y nos preguntamos, ¿por qué no hacer una fusión de la Filarmónica con un trío de huapango? Esto del huapango es un don que se trae, normalmente todo músico se guía por la partitura, pero el violinista de huapango se guía por el oído, escuchando un son lo práctica y lo practica hasta que logra sacar el sonido. Así que tendremos por un lado la maestría de la Filarmónica con los Cantores del Alba y el violinista del Trío Hidalguenses, que lo maneja tan magistralmente que la gente se pone de pie, espero cerrar el día del evento con la Filarmónica”, añadió.

En conferencia a la prensa, dieron a conocer detalles de esta fiesta Paulina Aguado Romero, titular de la Secretaría de Cultura de Querétaro, así como J. Belém Ledesma Ledesma, presidente municipal de San Joaquín, quien dijo que esperan de 5 mil a 6 mil visitantes y una derrama económica entre 6 y 7 millones de pesos.

El concurso es toda una tradición para San Joaquín, en donde convergen músicos, bailadores y exponentes de todo México.

La celebración de este evento se extenderá hasta el día 5 de mayo, con el XVIII Concurso de violín, que es un certamen específicamente de interpretación de huapango huasteco, en donde también participa la Escuela de Laudería del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Comentarios