19 / junio / 2021 | 17:13 hrs.

Periodistas, al rescate de la memoria histórica

Crean una hemeroteca digital conformada por materiales que van de 1990 a 1998, un periodo en el que se vivieron grandes transformaciones en Querétaro

Periodistas, al rescate de la memoria histórica
Foto: Demian Chávez
Vida Q 29/05/2021 03:22 Alma Gómez Actualizada 08:15

Para tener siempre presentes los cambios políticos, sociales y religiosos de la comunidad queretana ocurridos durante la década de los 90, es que un grupo de articulistas y periodistas locales se aventuraron, desde hace dos años, a digitalizar más de 400 ediciones del Semanario Nuevo Amanecer de Querétaro, que circuló de 1990 a 1998.

El objetivo del proyecto es conformar una hemeroteca digital sobre los hechos plasmados en este semanario, que durante ocho años informó los eventos más importantes de aquella década.

Para Efraín Mendoza Zaragoza, profesor de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y que fungió como director del semanario, la hemeroteca digital responde a una necesidad de preservar la memoria histórica de la entidad.

“Nos interesa poner a disposición de las personas este semanario que circuló en Querétaro de 1990 a 1998, esta colección contiene una versión de la última década del siglo XX, que fue un periodo intenso de transformaciones en lo político, religioso, en los temas de sexualidad y también cambios en la religiosidad, todo el dinamismo de la sociedad queretana. Puede ser de interés para historiadores y para el público en general”.

El pasado 25 de mayo se presentó virtualmente el portal web “Querétaro otras miradas”, donde se incluye la hemeroteca digital de El Nuevo Amanecer y la primera edición de la revista La conversación contemporánea.

“Los compañeros que estuvimos implicados en el proyecto comentaremos que el material está accesible, se podrá descargar y compartir, este periodo de los años 90 es importante tenerlo siempre como una referencia”.

“La hemeroteca consta de 417 ediciones, complementadas con los 34 números del suplemento cultural y con secciones municipales de San Juan del Río, San José Iturbide y Tequisquiapan. La digitalización fue un proceso costeado de manera colectiva, sobre todo por los propios colaboradores, conscientes de que esa memoria no puede perderse. No es un problema de nostalgia, es un problema de memoria”, comenta.

En la presentación del nuevo portal web también se abundó sobre la creación del panfleto digital, creado por periodistas locales, donde continuarán plasmando la memoria colectiva a través de artículos sobre temas de interés en la actualidad. Mendoza señala que esta publicación será libre y divertida, pues no se encasilla ni en la prioridad ni en los géneros periodísticos. “Cuando los líderes sociales y los periodistas tengan algo importante de qué hablar, lo harán, en este panfleto no estaremos limitados a un tiempo ni a un género en específico”.

vida_q_efrain_mendoza_dc_6.jpg

Preservar la memoria colectiva

La apuesta principal del nuevo sitio web es la hemeroteca digital del semanario, que fue digitalizado por los mismos colaboradores de aquella época, quienes también financiaron el proyecto con sus recursos y tardaron dos años en trasladar los materiales físicos al plano digital.

“La digitalización nos llevó un par de años, tuvimos que integrar físicamente los números y corregir errores de fechas y demás; la intención es que esta sea la primera piedra de un centro de documentación que reúna publicaciones de este corte, que circularon al margen del mercado y de los poderes públicos. Más o menos fueron 40 personas las que financiaron el proyecto”.

Efraín detalla que El Nuevo Amanecer de Querétaro surgió como un proyecto no vinculado a los grupos políticos dominantes de esa época y por el contrario, sí buscaba reflejar el llamado de distintas asociaciones civiles, principalmente ligadas a la izquierda política. Incluso, muchos de los articulistas del semanario se encuentran actualmente en algún cargo público, como Alfredo Botello.

Algunas de las plumas que nutrieron el semanario fueron las del propio Efraín Mendoza, Víctor López Jaramillo, Luis Gabriel Osejo, Mary González y Fabiola López Nuñez.

Durante ocho años El Nuevo Amanecer de Querétaro circuló en la ciudad a través de un sistema de suscriptores, y se imprimía en las instalaciones de un rotativo en Celaya; hasta que finalmente las dificultades económicas de este grupo independiente de periodistas frenaron la permanencia de la publicación.

“Nosotros como periodistas no disponíamos de maquinaria, entonces conseguimos apoyo y lo hacíamos en Celaya. En nuestro primer aniversario, que fue en 1991, tuvimos como invitado a Carlos Monsiváis, Pedro Valtierra, José Alvarez, todo desde una perspectiva crítica y con una postura intelectual de izquierda”.

“El periódico se cerró con la intención de buscar una nueva época, pero lo económico no nos permitió reanudar los proyectos que teníamos en mente ”, señala el docente.

 

Comentarios