Pérdida de la Memoria, otra forma de ver la danza

La pieza creada por la coreógrafa Bárbara Alvarado se presentará el jueves, en la galería 1 del MACQ
Foto: Demian Chávez
26/09/2020
10:12
Demian Chávez
-A +A

La coreógrafa Bárbara Alvarado regresa a la ciudad con una puesta en escena que rompe la propuesta tradicional de abordar la contemplación de la danza; en esta ocasión, el público será un vouyer en un espacio de cuatro vistas. Tras un intenso trabajo de investigación estrena la primera parte de un proyecto de seis obras titulado Sueños para Cruzar el Puente que no Explotó. Este 1 de octubre se presenta Pérdida de la Memoria en la galería 1 del Museo de Arte Contemporáneo de Querétaro (MACQ).

La pieza es un homenaje a las artistas mexicanas con un tinte autobiográfico sobre el tema de las pérdidas y, sobre todo, de la memoria. “Puede ser que perder la memoria signifique volverse más liviano, más transparente, incluso más feliz”, afirma Alvarado.

vq-perdida2_117373948.jpg

Esta pieza escénica es carácter íntimo que narra la historia de una pintora y poeta que pierde la memoria. Y cuando regresa redescubre el amor a su compañero. Es “una evocación del amor del pasado, amor sutil, inocente y fiel. Este proyecto lo escribí hace un año y medio. Me rompo la rodilla en la Ciudad de México, en una función con Apoc Apoc y de pronto viene un ciclo en mi vida muy fuerte porque me quedo sin trabajo, se acaba la beca, me quedo sin rodilla, en ese momento termino con mi pareja, y yo sin nada… y la vida me puso un estate quieto. Y me puse a escribir el proyecto Sueños para cruzar el puente que no explotó. Mi sensación era estar en una isla y todos mis puentes, todas mis relaciones, todos mis contactos… mi conexión con el mundo hacia fuera había acabado, y lo único que me quedaba era esto que nadie me puede quitar que es mi vocación y mi amor por el arte y por la danza”.

Emocionada Alvarado explica que tiene tintes autobiográficos. “A la hora que muere mi abuela y regreso a hacer ensayo, me doy cuenta de que ha sido un homenaje constante a donde vengo y hacia me cuestiono quien soy, desde que lugar soy para poder ir hacia delante. Una artista tiene que hablar desde lo que ha vivido. Mi idea era que el público pudiera caminar, ver la pieza… meterse a la tina si querían; sentarse en el sillón, poder habitar la casa, pero pues ahora lo que va a suceder es que el público va a esperar en el patio, el ambiente de la galería va a ser justo como una casa donde ocurren cosas de noche. Lo que queremos es que el público pueda ver el espectáculo dentro de la casa, pero también en este sentido de estar espiando a través del ventanal del vecino y ver la obra afuera”.

vq-perdida5_117377195.jpg

La pandemia del Covid-19 cambió el paradigma de la apreciación estética de las artes y la danza no fue la excepción. De tal manera que al no existir el contacto humano por protocolo pandémico, ahora la danza evoca la cotidianeidad como una pieza de museo. La también fundadora de la compañía de danza Aletheia expresa: “planteo al cuerpo y al bailarín como un objeto de observación museográfica. Ya no tenemos más contacto, entonces esta cosa de dos seres que se están tocando y jalando todo el tiempo pareciera que va a pasar a la historia. Parece que el amor leal y total está siendo avasallado por lo actual, y va a pasar a hacer un objeto museográfico. Este (es un) homenaje al cuerpo, al amor corporal, al amor carnal, al contacto y al arte, a la danza como algo que se tiene que observar de una manera detenida, silenciosa y respetuosa, por eso los metí a una galería”.

La pieza, de 50 minutos, es ejecutada por dos elencos de bailarines: Israel Miranda y Victoria Lugo; Victor Labariega y Bárbara Alvarado. Las funciones serán los jueves, viernes y sábados de octubre, con reecepción a las 20:00 horas. Se podrá admirar gratuita y presencialmente reservando un lugar en: https://www.eventbrite.com.mx/e/perdida-de-la-memoria-de-barbara-alvarad...

Comentarios