Ojitos, primera obra de Kali Cano | Querétaro

Ojitos, primera obra de Kali Cano

La lectura dramatizada de esta pieza representará a Querétaro en el Festival de la Joven Dramaturgia

Ojitos, primera obra de Kali Cano

Ojitos, primera obra de Kali Cano Foto: Cortesía

Vida Q 20/08/2021 06:19 Redacción Querétaro Actualizada 09:08

Entre regaños y porras a sí misma, la actriz Kali Cano escribió “Ojitos”, su primera obra de teatro, un texto que cuenta la historia de dos hermanas, Perla y China, quienes sueñan con ser famosas, pero una de ellas desaparece. La pieza sorprendió al equipo que seleccionó los proyectos para el Festival de la Joven Dramaturgia 2021, por su construcción, por el tema que toca y porque hasta después de ser elegida se dieron que la autora es una actriz con más de 10 años de trayectoria en la ciudad, que ha decidido aventurarse en la escritura.

El trabajo de Kali representa a Querétaro en este festival. La lectura dramatizada del texto “Ojitos” en la Joven Dramaturgia será este sábado, a las 17:00 horas, en el Museo de la Ciudad, con un elenco que encabeza la misma Kali Cano, Yadira Bárcenas, Flor Moreno y Mauricio Figueroa, bajo la dirección de Jean Paul Carstensen. Para asistir sólo hay que acudir a la sede 30 minutos antes de la función.

Kali cuenta que la inquietud de escribir la perseguía desde hace años, pero no se animaba. En 2020, en medio de la pandemia, sin empleo, sin compañía de teatro, y con el agobio de las desapariciones de mujeres, “que siempre ha sido una sombra muy grandota en mi corazón, me duele mucho”, explica, recibió la visita de un amigo que le llevó una computadora y le dijo: “Ten, escribe algo”.

Comenzó a escribir con la pregunta, ¿Hay algo después de la angustia, algo después del dolor? “Así fue mi primer acercamiento para tratar de explorar en esa sombra”.

En entrevista con EL UNIVERSAL Querétaro, la actriz platica de esta experiencia como escritora y del futuro que quiere para “Ojitos”.

Dicen que la escritura de cierta manera es curativa, terapéutica, ¿tomaste así este ejercicio?

Sí. Con el tema de la violencia y las desapariciones llegas a una conclusión medio oscura, y es que es un tema terrible, parece que no va a tener fin pronto, que hagas lo que hagas no va a cambiar, puedes desenredarlo todo en tu corazón, pero afuera es un nudo de oscuridad terrible. De cierta manera me ayudó mucho para intentar llegar a una conclusión, no de cómo solucionarlo, sino de cómo habitar en situaciones tan dolorosas y que son esas cosas que nos ayudan a mantener la fuerza en situaciones terribles. De manera personal, mandé el texto a la Joven Dramaturgia y dije: ‘¡A ver qué pasa!’ Jamás en la vida creí que fuera a quedar, también eso fue un reto para mí, decir: ‘Oye, pasó algo y tú no creías, ya deja de menospreciarte, de creer que no tienes la capacidad’. Entre regaños y porras de levantarme a mí mi misma escribí esta obra. Y me dije: ‘Estás haciendo algo que te importa y te llena, hazlo bien. Créetelo’.

Al momento de escribir, ¿qué tan presente estaba la actriz?

Muy presente, pero estaba más presente Kali, cuando la leyeron los compañeros que participan conmigo, me dijeron que el lenguaje y ritmo era algo que yo diría, no cómo actriz, sino como amiga, como hija, como compañera de trabajo. Yo no tengo ninguna formación como dramaturga o escritora, es algo que me ha puesto un poco nerviosa, sólo he tomado una clase, y escribí “Ojitos”, un poco desde la víscera y recolectando pedacitos de muchas experiencias mías, frases que tengo grabadas en mi mente. Al final me dijeron que era un texto muy personal, muy de Kali, más que como escritora y actriz.

¿Cuál es la historia de “Ojitos”?

Es la historia de dos hermanas, Perla y China, que viven en una colonia llamada Lomas de la Tristeza, ellas sueñan con ser cantantes, ser famosas, conductoras, actrices, pero viven en un contexto precarizado, violento, y perdieron a su madre un tiempo atrás. Una noche una de ellas dos desaparece. Y la otra inicia la búsqueda de su hermana enfrentándose a todo esto tan terrible que ya conoces de la violencia institucional, burocracia, trámites interminables. Y en ese camino conoce a una mujer perteneciente a un grupo de rastreadoras con la que va a acompañarse y reconstruir los recuerdos que tiene de su hermana y los deseos que tiene por su regreso y reencuentro.

¿Qué esperas de ese momento en el que se encuentre tu texto frente al público?

Espero lograr una conexión y encontrar algunas respuestas de cómo sobrevivimos a la angustia, o si esa manera en que yo escribí —la forma en que sobrevivo— es una manera única y personal, y si logra conectar con alguien, me gustaría descubrir de qué se agarra la gente o la esperanza que los hace resistir a tanta angustia.

¿El futuro de “Ojitos”?

Hemos platicado de hacer una temporada de funciones más adelante, mover la obra en otros foros y espacios; frente al festival, vamos a ver qué tal sale esta primera aventura y después planear lo que sigue. La meta sí es llevarla a otros espacios.

Comentarios