Los grabados de Marco Antonio Sánchez, obras que hablan del calor y de los recuerdos | Querétaro

Marco Antonio Sánchez evoca recuerdos desde el grabado

La Casa Galería Víctor López presentará en su nueva sede una exposición colectiva en la que se incluye la pieza que el originario de Ciudad Juárez realizó dentro de su programa de residencias artísticas

Los grabados de Marco Antonio Sánchez, obras que hablan del calor y de los recuerdos Foto: Rocío G. Benítez

Vida Q 22/07/2022 11:57 Rocío G. Benítez Actualizada 12:09

“No sé si han estado allá en el norte, pero hace un calor horrible en estas temporadas”, dice el grabador Marco Antonio Sánchez, quien en su visita a Querétaro, como invitado de la Casa Galería Víctor López, realizó un grabado que evoca precisamente escenarios donde pega fuerte el calor y personajes que buscan refrescarse.

La pieza formará parte de la exposición colectiva que presentará en su nueva sede la Casa Galería Víctor López, además, la obra de Sánchez también tiene programada una presentación en Corpus Christi y San Antonio, Texas.

Evocación de recuerdos, desde la mirada artística y antropológica, así es el trabajo de Marco Antonio Sánchez.

“Para esta pieza retomé imágenes de fotografías que tomo durante viajes o allá en mi ciudad, El Paso, y allá, hace mucho calor ahorita, tenemos temporadas que llegamos hasta los 42, quizás 43 grados. A principios de junio le pegamos a 41. En esta pieza vemos a una persona refrescándose, a un niño con su nievecita, un chavo vendiendo su nieve de garrafa y a un señor de tercera edad, leyendo el periódico, y la imagen del maguey, que es muy emblemático de todo México”.

vq_marco_antonio_sanchez_grabado_3_141884748.jpg

Marco Antonio es originario de Ciudad Juárez, actualmente radica en El Paso, Texas, y su acercamiento al arte fue a través de su abuelo. Al principio ese acercamiento fue sólo como observador, hasta que un día su abuelo le dijo: “¡Venga a ayudarme, hijo!”.

“Mi abuelo era un pintor y grabador, pero él se asentó en Michoacán. A través de mi abuelo el arte siempre estuvo muy presente en nuestra casa. Pero yo no practicaba, no estaba metido en el arte.

“Un día, con una red de mochileros me fui a conocer el mundo, empezamos en Venezuela, Colombia, todo Centroamérica, Chiapas, el sur de México, hasta llegar a Michoacán con mi abuelo y ahí ya al verlo trabajar en su taller, porque tenía casi 25 años que no veía, que no lo veía trabajar, me comencé a acercar más”.

Ante la invitación de ayudar a trabajar al abuelo, “lo hice pero con un poquito de miedo, pues yo no dibujaba, no pintaba. Y ya cuando tomé mi primera clase de grabado me enamoré, ver la piedra litográfica, el linóleo, la madera. Pero en sí, lo que a mí más me enamoró fue el cobre y es lo que trabajo mucho”.

vq_marco_antonio_sanchez_grabado_1_141884745.jpg

En sus continuas visitas a Michoacán para reencontrarse con su abuelo, “porque sí volví y hasta llegué a trabajar ya en forma un poco con él, antes de que falleciera”, conoció al colectivo La Madriguera, al cual también pertenece Víctor López.

“Y conocí a Víctor, yo traía una actividad de grabado Consejo gráfico del sur internacional, en donde invitan a gente de todos lados, e invité a los maestros a que participaran en una carpeta gráfica que era tipo en respuesta a la retórica que traía Donald Trump, y así comenzamos a colaborar”.

Su relación con La Madriguera continúa a la fecha, y de ahí también surgió la invitación para ser parte del programa de residencias artísticas que inició Víctor López en 2021, en su casa de arte y galería.

Temas Relacionados
grabado artista

Comentarios