La foto digital tiene problemas de conservación

La especialista del Centro Queretano de la Imagen, Analí Núñez, habla de los conflictos de preservación del patrimonio documental
La foto digital tiene problemas de conservación
Foto: Mitzi Olvera
06/08/2019
05:14
Domingo Valdez
-A +A

Analí Núñez López, restauradora del Centro Queretano de la Imagen, afirma que conservar fotografías antiguas es más sencillo que las digitales, pues la mayoría de las imágenes se pierden en los archivos sin que se impriman, se ha dejado de lado el objeto fotográfico como tal, físico, palpable, así que el nuevo problema y paradigma de la conservación es preservar las imágenes digitales, aunque es en general en el patrimonio documental.

“Es complicado porque justamente el objeto fotográfico lo hemos dejado de lado. El objeto fotográfico, esto es, una impresión, un álbum fotográfico, un retrato, esto que colgaban nuestros padres. No se producía tanta fotografía, pero se resguardaba mucho mejor y de forma más apreciada. El problema de la fotografía digital es, justamente, que todo lo que tenemos es evanescente, la fotografía digital está y en un segundo ya no está, desaparecen millones de ellas”.

La forma más adecuada de resguardar una imagen digital es tener su impresión, “y aún así la impresión digital no sabemos cómo va a reaccionar. Se tienen unos parámetros, pero sabemos que no son tan duraderos. Es el nuevo tema de la conservación: El patrimonio digital”, detalla la experta.

vq-cim_102728534.jpg

El Centro Queretano de la Imagen abrió en abril de 2015 con la misión de generar el acervo fotográfico del estado de Querétaro, de manera que se dedican a la preservación de los acervos que se allegan.

“Ha sido un poco complicado, debido fundamentalmente a que los archivos aún están en uso de quienes son sus autores o de las familias, incluso de las instituciones, de manera que los siguen usando, o los atesoran de manera personal y todavía tienen una función dentro de sus familias o personas.

En esos casos lo que procuramos es acercarnos a ellos, hacer una investigación con ellos. Por ejemplo, en estos momentos estamos trabajando con Arturo Pérez y Pérez, y les proponemos algunas muestras, sobre todo para difundir el trabajo de los autores queretanos”, indica.

Explica que para recibir acervos, al ser la fotografía un campo muy amplio, no toman en cuenta sólo cuestiones estéticas, pues son documentos que se valoran a través del tiempo, de forma que si hoy se toman imágenes de algún evento, quizá ese mismo suceso haya cambiado en 20 años, y que si se puede resguardar ahora, en un futuro su valor será mucho mayor

Incluso, comenta, la ciudad de Querétaro ha cambiado mucho en 20 años, de manera que si se tiene un registro de hace dos décadas, que no parece mucho, la urbe se ha transformado considerablemente.

“En este sentido, todas las fotografías poseen un valor, ya sea estética, artístico, cultural, económico, de cualquier índole, lo poseen. Nuestra tarea es identificar un poco qué imágenes podrían representar cualidad a futuro”.

Ubicado en la llamada Casa de los leones, en la calle de Juárez, en el Centro Histórico de la ciudad, el Centro de la Imagen alberga muestras fotográficas de artistas de la lente del estado.

vq-extra_102731265.jpg

Además, dice Analí, que las exposiciones son con los autores o con interesados en mostrar su trabajo, para lo cual hacen gestiones. Y pese a no tener un proyecto académico, pues no es la función del centro, cuentan con proyectos de academia, básicamente de acercamiento a la población en general, a la formación de públicos, a partir de la fotografía.

“Tenemos programas básicos de manejo de cámara, laboratorio fotográfico, pues contamos con un laboratorio analógico todavía, y aproximaciones a la edición digital”, abunda.

Agrega que en el caso de las exposiciones, además de solicitar a la Secretaría de Cultura de Querétaro el apoyo, de quien dependen, para no sólo difundir el trabajo, sino resguardarlo también, por lo que el autor les deja en donación o en resguardo esa exhibición.

En ese sentido, el acervo es amplio, pues cuenta con imágenes que van de la biodiversidad hasta fotos de calle y retratos. En ese punto, es muy difícil saber qué será valioso en el futuro, pues la cultura se mueve de manera “caprichosa”.

Afirma que preservar y conservar la fotografía tiene un costo, por lo que deben tener ciertos criterios, “tecnicismos”.

El primer acervo que se tuvo, precisa, fue el de comunicación social durante el gobierno de José Calzada Rovirosa, cuyas fotografías podrían alcanzar el millón, por lo que debe depurarse para preservarlo de forma adecuada. En ese caso se tuvo de depurar tomando criterios de archivo, descartando lo que no arroja mucha información de la ubicación y los personajes.

Artículo
Gerardo Pedraza presentó su exposición en la sala Vivé de Cavas Freixenet
Siguen los pasos de Fray Junípero Serra Siguen los pasos de Fray Junípero Serra

Tienen, asimismo, imágenes del siglo XX y algunos retratos de siglo XIX, aunque estos últimos son muy pocos y son en comodato junto con la Galería Libertad. La imagen más antigua es de unos indígenas de Colón.

Subraya que pareciera que una imagen que llega a ellos muy deteriorada es por su antigüedad y no es el caso, pues hay fotografías muy antiguas y que no están dañadas. Su estado de preservación tiene que ver más con las condiciones de resguardo en las que se tienen, principalmente condiciones adecuadas de humedad y temperatura, básicamente.

Analí cuenta que el trabajo en el Centro Queretano de la Imagen es un viaje interesante al pasado del estado, donde las imágenes muestran calles, personajes y lugares que quedan en la memoria de quienes lo vivieron, pero que quedarán para las futuras generaciones.

Comentarios