Se encuentra usted aquí

Janis Joplin inspira a Nadia Bernal

La joven poeta y periodista publicó El dolor de vivir en Woodstock, un poemario con “discurso político”
Janis Joplin inspira a Nadia Bernal
Foto: Fernanda Hurtado
30/07/2019
07:54
Fernanda Hurtado. Centro Universitario de Periodismo de Investigación, CUPI
-A +A

Con la cantante Janis Joplin como inspiración y el famoso Woodstock, festival de música y contracultura que cumplirá 50 años en agosto, la joven poeta Nadia Bernal publicó El dolor de vivir en Woodstock, poemario en el que retoma íconos de la música y la búsqueda del diálogo.

“Para mí Janis representa un ícono, porque habla del papel que las mujeres que han ido abriéndose paso a través de diferentes ámbitos, como la literatura y la música”, considera la periodista y también estudiante de la carrera de Comunicación y Periodismo de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

En su poemario no habla específicamente del Woodstock, sino que tomó a personajes que han sido de interés personal, como Janis Joplin, que se presentó en el festival y es una de sus cantantes favoritas, porque fue una de las primeras mujeres que se desenvolvió en el ámbito musical.

A través de un poema que escribió a manera de diálogo para Joplin, Nadia comenzó a crear el resto. Y utilizó íconos musicales que se desarrollaron en una época “hippie” y de liberación sexual.

Nadia explica que los personajes tienen cosas en común, como que Janis muriera de sobredosis y que Jimmy Hendrix era “muy reconocido” pero también violentaba a sus exparejas; plasmó un rechazo a lo que Jimmy era en su vida privada y una conexión a través de algo que sucedió en otro contexto pero que sigue vigente, como la violencia hacia las mujeres en México.

“No quería que fueran poemas simplemente estéticos, sino que tuvieran algún discurso político, que para mí eso es la poesía: manifestarte a través del lenguaje y dar una postura política”, detalla.

Poemario busca visibilizar la depresión y los trastornos. A sus 20 años, Nadia, periodista en el semanario Tribuna de Querétaro, considera que las dolencias humanas y los trastornos mentales, por ejemplo, son vigentes en cualquier época y darse cuenta que muchas de las cosas que se vivieron corresponden a un contexto específico, son cuestiones propias de la condición humana.

En el poemario visibiliza el estar deprimido, y aunque se podría pensar que la juventud experimenta en mayor medida la depresión, consumo de drogas y alcohol, cree que podrían estar presentes en cualquier persona y son temas que no perderán vigencia.

Lo que busca con el libro es que las personas que viven con trastornos como la depresión o la ansiedad se sientan cobijadas por los poemas, que sepan que no son las únicas personas que están viviendo con ese problema e incluso lo sufrieron estos personajes.

vq-cupilibro_102481966.jpg

“Otra parte es crear empatía y sensibilización a la depresión o a la ansiedad, porque de repente siguen siendo temas tabú o que no están tan explorados, también hablo aquí de violencia. Generar que ‘te toque’ y que como a mí me rompió al estarlos escribiendo, que a ti también te rompan”.

Recuerda que sus papás fueron padres jóvenes y los veía leer todo el tiempo; sus primeras lecturas fueron una influencia de lo que ellos leían, por ejemplo El diario de Ana Frank, a partir de este libro Nadia empezó a escribir un diario.

“Después de ahí empecé a escribir mucha prosa y poco a poco fui interesándome más en la poesía. Leí a autores de poesía; a partir de ahí empecé a escribir más; creo que cuando llegué a Querétaro fue el tiempo en el que más he escrito”, narra.

Presentó ponencia en Encuentro Internacional de Lingüística y Literatura de 2017. Como parte de sus logros, durante lo que lleva como estudiante de la licenciatura en Comunicación y Periodismo, Nadia presentó ponencia en el VIII Encuentro Internacional de Estudiantes de Lingüística y Literatura en noviembre de 2017, realizado en Culiacán, Sinaloa, con un trabajo que hizo en el marco de una de sus materias de la carrera.

Dentro de Querétaro, Nadia reconoce el esfuerzo que se realiza por gestionar espacios artísticos; ella asiste al taller Lengua Suelta y sus compañeros no se limitan a crear poesía, sino que buscan la autogestión estos espacios y colectividad de diferentes ramas artísticas.

Lo que espera a futuro como escritora, es que sus lecturas incidan en algo a las demás personas a través de sus poemas, que están influenciados por las problemáticas que a ella le tocan y busca que eso sirva para visibilizar los temas que trata y para que el lenguaje y manifestaciones artísticas se sigan expandiendo.

Ve a la literatura como un campo en el que cualquier disciplina tiene un espacio. En el caso de la formación como periodista, considera que el lenguaje manejado en esta área es más específico y no puede usar el lenguaje que usaría al escribir poesía.

“Si entrevisto a una persona que estuvo en un contexto de violencia, voy a escribir mi nota referente a lo que ella me diga, referente a datos duros, pero siempre se va a quedar como esa espinita porque soy un ser humano y las cosas también me afectan. Poder extender eso en la literatura o en la poesía creo que es una forma de catarsis”, añade la poeta.

***

nuevo_logotipo_2019_0.jpg

 

Comentarios