Escuchar y escucharnos, es el proyecto de Balam Ronan

El artista sonoro dice que sus proyectos actuales tienen como finalidad escuchar el presente y escucharnos

Escuchar y escucharnos, es el proyecto de Balam Ronan
Foto: Rocío Benítez y Cortesía
Vida Q 29/01/2020 04:41 Rocío G. Benítez Actualizada 09:32

Balam Ronan se encuentra recorriendo el mundo, ya visitó indonesia, Singapur, Malasia, Filipinas. Se fue con cámara en mano para retratar los espacios a los que llega, su grabadora para captar los paisajes sonoros, y una computadora por si se le atraviesa la oportunidad de dar un concierto.

Estudió Música con línea terminal en Composición, en la Universidad Autónoma de Querétaro, tiene obra acústica, electroacústica, medios electrónicos y de paisaje sonoro. En 2014, Balam platicó a EL UNIVERSAL Querétaro sobre su proyecto de Mapa Sonoro de Querétaro, que luego replicó en Suiza.

balam_ronan_0.jpg

Y el artista no se ha quedado en silencio ni un instante, creó Del acto al escucha en 2014, y Preguntas para la Escucha, con el objetivo de escuchar nuestro presente y escucharnos, de esto plática ahora en esta entrevista.

¿Entre Querétaro y Suiza hay diferencias sonoras?

Sí, sobre todo en México, que es muy distintivo sonoramente, pero tal vez yo no sea la persona indicada para decirlo, porque soy mexicano y cuando lo escucho de inmediato reconozco que es México. En Suiza no sabía lo que iba a escuchar y cuando llegué era invierno y había silencio por todas partes, no podía grabar, no había ningún sonido más que coches, y hasta que llegó el verano se empezó a animar, hice muchas grabaciones, pero sin esa característica de identidad sonora que podríamos decir hay en México. En las montañas de Suiza sí se oyen sus propios dialectos, su idioma local, cierta música, y la naturaleza, eso fue interesante, pero en Ginebra que es una ciudad muy cosmopolita sería complicado definirla por un sonido.

promo_2_vida_q_3_2.jpg

¿A tu proyecto Del acto a la escucha le sigues dando continuidad?

Este proyecto es más de arte participativo, con apoyo de la gente, y siempre le estoy dando continuidad, nunca se termina porque cada vez que hago una intervención suceden reacciones de la gente que son muy distintas, y ahí sí se diferencia que es México, la gente es más animada para participar en las intervenciones, allá en Suiza hay que empujarlas un poco más. Del acto a la escucha sigue en pie y lo voy a seguir haciendo hasta que me aburra, pero mis proyectos siempre están evolucionando y agregando más.

El trabajo sonoro es un testimonio de un tiempo y espacio, ¿con esa intención lo comenzaste a hacer?

Las primeras personas que iniciaron a hacer el paisaje sonoro tenían como intención dejar un testimonio, tener un archivo con el cual preservar los sonidos de su presente, eso fue a finales de los años 60’s y principios de los 70’s; y yo de algún modo, con esa idea empecé a hacer el Mapa sonoro de Querétaro, pero ahorita mis proyectos actuales no son tanto para preservar los sonidos, aunque lo hago al dejarlo grabado, la intención es más para escucharnos ahora, entre nosotros y a nosotros mismos, y mis proyectos, sobre todo en las invitaciones al escucha, los veo como un acto político, con todos estos problemas que siempre hay, como manifestaciones por asesinatos y desapariciones. Los registros sonoros me sirven como un archivo histórico, pero sobre todo lo hago para que estemos en el presente y escuchemos que está pasando hoy y cómo podemos resolverlo, tal vez no podemos escucharlo ahorita, pero que sirva como un testimonio, y a muy grandes rasgos la idea es que nos escuchemos y que a partir de ahí trabajemos juntos.

promo_2_vida_q_5.jpg

¿No nos estamos escuchando?

Noto que hay muchas interferencias, hay muchas distracciones, hay muchos sonidos a la vez, que hacen que ciertas cosas se pierdan, pero creo que también es parte del presente. La gente no aprecia todos los sonidos que hay a su alrededor y al final siempre se pierde algo.

Comentarios