Coexistencias, una instalación crítica y divertida | Querétaro

Coexistencias, una instalación crítica y divertida

En el marco del Festival Querétaro Experimental, el artista Fausto Gracia presenta una pieza, en el Andador 5 de mayo, con la que el público podrá interactuar de diversas formas

Coexistencias, una instalación crítica y divertida

Coexistencias, una instalación crítica y divertida Foto: Demian Chávez

Vida Q 23/04/2022 11:02 Demian Chávez Actualizada 11:02

Coexistencias es la instalación que el artista del cuerpo y crítico de arte, Fausto Gracia, creó para participar en el Festival Internacional Querétaro Experimental. Esta pieza propone, al igual que el encuentro, generar una experiencia en relación al tránsito en el espacio público. 

Según el artista, Coexistencias “busca maneras distintas de reapropiarse del espacio público, habitarlo y abordarlo. Una de las intenciones de la pieza es que la gente pueda interactuar con ella”. De esta manera, el espectador podrá experimentar a partir de las formas, colores e incluso, la posición del sol y la caleidoscópica acción que tendrá éste sobre la instalación.

El autor expresa que “los artistas somos investigadores. Nuestros procesos son largos y de largo aliento. Y los resultados son precisamente piezas de este tipo. No hay nada al azar. Todo ha sido parte de una inmersión”.

Indica que han identificado por lo menos cuatro maneras de interacción directa con la instalación e invita al público a que encuentre más formas para interactuar con  Coexistencias. 

Es una pieza que —por sus materiales,  estructura y  colores— permite al espectador interactuar a través de los colores, que son paneles de tonos primarios (rojo, amarillo, azul) y que a través de la superposición de los mismos  “vamos a poder construir colores secuendarios y así armar los colores del arcoiris. Otra forma que tiene esta pieza de interactuar es el sonido. Habrá sensores de movimiento al interior de la pieza. La gente también los descubrirá en el tránsito, en donde en el acercamiento cuando el sensor los detecta generará sonidos; es una pieza envolvente de alguna manera”. 

También hay palabras o frases escondidas en la instalación, pero  con un poco de atención y  con el reflejo y difracción de la luz en el suelo, que tienen las  estructuras,   podrán encontrarlas. Son frases del manifiesto del artista chileno Pedro Lemebel Hablo por mi diferencia. 

vida_q_coexistencia_dc_2.jpg

Coexistencias como posicionamiento social

Gracia, conocido por su activismo en defensa de los derechos de las diversidades, dijo que la pieza “también tiene un planteamiento social, ético-político en relación en que habitamos el espacio. En la forma en que nos hacemos presentes desde las diversidades, desde las diferencias. Es una metáfora de las diferencias y precisamente intenta visibilizar  y reconocer cómo en esta coexistencia social, todas las diferencias son válidas, todas la identidades son válidas y merecen respeto. Todas necesitan ser reconocibles y propias de derecho. Esta pieza, en ese sentido, es un posicionamiento claro desde una perspectiva personal y de todo el equipo que ha trabajado en la instalación”.

El experimentar con la luz

Gracia experimentó en diferentes calles, horarios y situaciones de luz para encontrar el lugar clave para el montaje de Coexistencias; el proceso  le llevó cerca de cuatro meses. 

“Empezamos a trabajar esta pieza desde diciembre, cuando nos invitaron al festival. Desde entonces empezamos a trabajar con diseño, materiales y estructuras. Ha sido una experiencia muy intensa, una experiencia de investigación. Hemos ahondado en los materiales, en los espacios, en el tiempo. Porque es una pieza que tiene una variación de luz y tonos de acuerdo al movimiento del sol. De acuerdo a la hora en que la ven. Incluso en la noche tiene otra vida con una iluminación artificial”, dijo. 

La burocracia

Al ser cuestionado sobre ¿Cómo fue el proceso de los permisos en esta invasión al espacio público?, el autor dice que no lo ve como una invasión. 

“A mí me gusta pensar en la intervención  del espacio público, no desde el plano de la invasión, sino desde el plano del diálogo. Es decir: ¿cómo generamos una propuesta que no se apropie del espacio de una manera jerárquica, sino más bien que posibilite una manera de diálogo? Desde ahí está pensada. Tengo muchos años trabajando en el espacio público haciendo performance, instalaciones. He aprendido en el proceso y en el camino cómo sí podemos generar formas, donde, no desde la jerarquía del artista y la institución, venimos e imponemos una pieza; sino cómo esta pieza sí puede dialogar y puede ser apropiada por la gente.

“En estos días de montaje hemos visto cómo la gente sí de alguna manera se apropia y la habita. En términos de procesos burocráticos, han sido bastantes. Hemos recibido el apoyo de la Secretaría de Cultura municipal, pero a su vez sí nos hemos enfrentado a una serie de requerimientos que entendemos que son necesarios para poder estar en el espacio público,  pero que no dejan de ser laboriosos, cansados y en ocasiones hasta difíciles”.

Coexistencias estará hasta el 26 de junio en el Andador 5 de mayo y posteriormente estará de gira por las delegaciones de la capital del estado. 
Instalación multidisciplinar

Coexistencias no sólo está ideada por  Gracia. El artista reconoce la importante labor de otras miradas y manos que participan en la elaboración. Con Sara Elizondo,   artista y diseñadora industrial,  se trabajó el proceso de colores, difracción de la luz y el concepto de las teselaciones. El científico  Chistopher Cedillo, del colectivo Motus,  participó con la sonorización de la pieza. 

Patricia Aguillón  fungió como productora, Mario Hernández,  profesional de la herrería,  ayudó en la construcción de las estructuras tripódicas. La arquitecta MariCruz Feregrino y Maximino Feregrino se encargaron de la iluminación. Pablo Trejo documentó todo el proceso y Jaciel Hernández creó  los planos estructurales, arquitectónicos y renders. Entre muchas otras personas que se unieron a la elaboración de la obra.

Comentarios