18 / septiembre / 2021 | 12:24 hrs.

Carne de cañón, historias de zombies

La actriz y dramaturga Manya Loría presenta su libro mañana, publicación que reúne dos obras teatrales apegadas a la farsa, con temática apocalíptica

Carne de cañón, historias de zombies
Foto: Cortesía
Vida Q 14/09/2021 05:49 Rocío G. Benítez Actualizada 09:26

“A mí los zombies me han apasionado de siempre, es una obsesión que tengo desde niña”, dice Manya Loría. Y esa pasión la llevó a crear Carne de cañón, libro publicado por el Fondo Editorial de Querétaro. La publicación se presentará mañana, a las 18:30 horas, en El Restauratorio Ink, ubicado en Pasteur norte 19, Centro Histórico de Querétaro, con los comentarios de los dramaturgos Mariana Hartasánchez y Luis Santillán.

La publicación incluye dos obras teatrales apegadas a la farsa: Rocío antes del fin del mundo y Carne de cañón, que le da nombre al libro, ambas con temática apocalíptica.

“Son diferentes escenarios de cómo el capitalismo está acabando con la humanidad, no es que acabe con el mundo sino con la humanidad, nos estamos destruyendo entre nosotros y precisamente porque vivimos en un sistema que funciona ‘raro’ y que es el único que conocemos, que hemos podido hacer funcionar”, explica en entrevista con EL UNIVERSAL Querétaro, la actriz, directora de teatro y dramaturga.

vq-carne2_130050504_0.jpg

Rocío antes del fin del mundo se presentó como lectura dramatizada en el Festival de la Joven Dramaturgia en 2019 y en la edición 2020 como puesta en pantalla. La historia que cuenta es la de dos amigos que planean instalar un explosivo en una convención LGBTTTIQ+, en donde esperan la presencia de un candidato a gobernador para platicar con la comunidad, así que quieren poner la bomba, que se llama Rocío, porque saben que el político es corrupto, y desean acabar con él antes de que gane las elecciones. Pero cuando todo está listo se dan cuenta que se desató un apocalipsis zombie y ya no hay sociedad a la cual salvar.

“La obra Rocío antes del fin del mundo fue la primera que escribí en la maestría en Buenos Aires, cuando decidí que me iba a dedicar a la literatura. Y Carne de cañón fue escrita a principios de la pandemia, cuando una institución en específico terminó de demostrarme que el capitalismo nos va a matar a todos bien lento”.

Esa institución que nombra Manya es el Inegi. El comienzo de la pandemia coincidió con la aplicación del Censo de Población y Vivienda, en el cual también participó la actriz y dramaturga.

“Tuve la experiencia de trabajar en el censo cuando ya había iniciado la pandemia, fue un acto un poco irresponsable de las autoridades que estaban a cargo del censo, continuar a pesar de que estaba una pandemia mundial, y a mí eso me molestó un poco y escribí esta obra”, manifiesta

Carne de cañón congrega tres monólogos con diferentes personajes, pero relacionados con el apocalipsis zombie y “un extraño plan de los mandatarios del Inegi”; estos monólogos también se presentaron con montaje a través de videollamada.

vq-carne4_130050503.jpg

“Son obras de farsa, exponen cosas súper evitables, pero estamos haciendo todo mal, mejor dicho, estamos haciendo todo bien para irnos directo al apocalipsis zombie”, afirma.

Muertos vivientes en el escenario

La pasión de Manya por los zombies viene de su infancia. Pero aclara que no es sólo una pasión los zombies, sino las enfermedades que pueden ser pandémicas, y entre risas expresa: “me dieron con mi mero mole con el Covid-19”.

Llevar su pasión zombie al teatro, es algo que anhelaba años atrás.

“He visto muchas películas y en teatro no había visto nada zombie, pero tenía la obsesión por varios años de que se podía hacer. Mis referentes son George Romero que es el papá de los zombies, ya había gente que había hecho algo, pero él llegó a revolucionarlo, tiene una mirada muy purista; las películas de zombies nos hablan de que el problema no son los zombies, ellos son una consecuencia, el problema somos las personas y las personas que están en el poder, siempre es una crítica al sistema capitalista y eso es lo que intenté hacer con mi libro, los zombies sí te pueden comer, pero hay algo mucho más maligno que está detrás de esto”.

El reunir estas obras en un libro es porque también le interesa a la dramaturga que el teatro se lea.

“Quiero que nos vean como literatura también, porque el teatro también se puede leer. A mí me interesa construir desde la página el teatro; al momento de escribir se construye, es como una estructura literaria, en la página escribes lo que quieres que después se vea en escena”, agrega la actriz.

Comentarios