Se encuentra usted aquí

Atrévete a componer música

Mauricio Curna imparte un taller en el que podrán sacar tu vena artística y ¡crear canciones!
Atrévete a componer música
Foto: Mitzi Olvera y Facebook
23/01/2019
04:07
Donna Oliveros
-A +A

Traspasar esa delgada membrana que separa al intérprete del compositor, mediante el desarrollo de estrategias creativas, es el principal objetivo de Mauricio Curna, un joven músico, productor y docente originario de Toluca, que a su paso por la ciudad ha decidido compartir su experiencia con los queretanos.

Con más de 10 años de trayectoria artística, más de cinco discos en su haber como solista e integrante de diferentes bandas de rock, jazz, metal y música electrónica (Under change, Lemoor, Tre Jazz Trío y la Senda del Diablo), Curna recuerda que la idea de crear un taller de composición surgió para animar a otros a generar sus propias canciones.

“Me di cuenta de que había muchas bandas mexicanas que aunque tocaban constantemente en diferentes foros, no interpretaban su propio material (…) En las orquestas también es muy raro que alguien presente composiciones de su autoría.

Yo lo asemejo con la muerte creativa e incluso del alma, pues ¿dónde queda la voz del artista?”, lamenta Mauricio.

Tras estudiar docencia musical, el profesor diseñó un programa especial de composición creativa para quienes no han tenido ningún acercamiento a esta expresión artística, y también para aquellos que han tomado cursos previos o se han profesionalizado en algún instrumento.

“Lo principal es que la persona desee hacerlo, aunque no cuente con ninguna formación artística o no haya estudiado música. (…) En el taller aprenden a generar su propio método para la creación, con el que podrán esquivar cualquier tipo de bloqueo creativo y utilizar todas sus referencias e influencias externas, para así proponer algo nuevo”, explica el músico.

Al inicio, Mauricio incentiva la gestación de nuevas ideas que bien pueden encontrar su inspiración en las emociones o retomar acontecimientos sociales diarios, lo importante es que generen una pasión especial para el creador.

En cuanto a la composición e improvisación, la intención es crear música de manera espontánea, pero con estructura, tomando en cuenta la lírica y rítmica, es decir, hacer ruido, pero de manera ordenada a través de dinámicas en la que todos los participantes fusionan sus sonidos.

“Dejamos que el cuerpo y el alma hablen, sobre todo en la parte de la improvisación, pues a veces pensamos demasiado las cosas y eso generalmente no funciona; tienen que aventarse a hacer algo que posiblemente no sabían que traían dentro (…) Digamos que la improvisación es la llave para abrir, y la composición es la puerta que se elige para entrar o salir”, asegura.

Curna aclara que más allá de la afinación o conceptos técnicos, una de las barreras que ayuda a que los asistentes derriben es la inseguridad y el miedo a no hacerlo bien, es decir, darles el empujoncito que necesitan para aventarse.

A veces no nos atrevemos a hacer las cosas por temor a ‘qué van a decir, o tal vez por la idea de que no voy a ser bueno, canto feo, o no toco tan bien’, pero creo que todos esos temores son el primer obstáculo y el primer paso es que nos atrevamos a hacerlo; a agarrar una guitarra, un piano o tal vez con los mismos pies generar un ritmo y descubrir cómo es que suena la existencia. Creo que en ese sentido las artes siempre nos exhortarán a descubrir quiénes somos”, apunta Mauricio.

Finalmente, el músico y compositor concluye que todos son capaces de crear melodías, sólo se requiere de un poco de guía, porque mientras unos tienen la canción en la mente y no saben cómo pasarla a notas, otros aún no se deciden por su instrumento, sin embargo, la intención es sacar la música que los alumnos llevan dentro.

¡A inspirarse y superar miedos! 

  • El taller se imparte los lunes y viernes, de 18:00 a 20:00 horas.
  • Las clases son en el centro cultural La Grieta, que se ubica en  la calle 5 de Mayo #69,  Centro Histórico.
  • El costo por cada módulo de dos sesiones es de 200 pesos.
  • El taller está dividido en cuatro semanas con ocho sesiones de dos horas cada una; durante este periodo se revisan diferentes temas sobre creatividad, composición,  improvisación,  teoría y apreciación musical.

 

bft

Comentarios