25 / septiembre / 2021 | 22:21 hrs.

Niño perdido y Niño Terrible

Vida Q 22/12/2015 01:37 Actualizada 09:31

“Absorber la imagen”, esa es la recomendación que Nando Murio ofrece a todas las personas que visiten las dos series de serigrafía que presenta en el Museo de la Ciudad: “El niño perdido” y “L’ enfant gâté” (El niño terrible), 10 piezas de cada exposición que fueron creadas durante el presente año.

“L’ enfant gâté” se realizó con la beca APOYARTE que otorga el Instituto Queretano de la Cultura y las Artes (IQCA); la serie toma el término francés usado comúnmente para referirse a una persona que incomoda, "un niño que hace preguntas que ponen en jaque a las personas adultas”, explica el ilustrador.

El proyecto inició  con una foto que Nando encontró en la calle. “Encontré una foto y me di cuenta que la foto en realidad estaba llena de odio, aunque es de una fiesta de cumpleaños, empecé a trabajar sobre las imágenes que ya están establecidas y tratar de encontrar ese sentido de las cosas que a veces están  un poco ocultas, que no son tan obvias,  y empecé a trabajar cosas sobre varios sentimientos, pero al final cuando  monté me di cuenta que se pueden contar cosas sobre rencores y odios, sobre imágenes que no estaban tan ligadas”, agregó.

Parte de las obras que forman parte de “El niño terrible”, fueron creadas por el ilustrador queretano luego de una residencia que realizó en Hammarkullen, Suecia, en este 2015.

A la par de “L’ enfant gâté” se exhibe en el Museo de la Ciudad la serie de serigrafía “El niño perdido”,  y la pieza principal de esta exposición es la de un niño muy pequeño que se encuentra ante un ave gigantesca que ocupa la mayor parte del cuadro. 

“El niño perdido es una serie más complaciente con el público, son ilustraciones infantiles que hice para tratar de pulir la técnica, también me gustan mucho, pero si las comparamos son un poco más autocomplacientes con el público”.

La serie se complementa con una pequeña instalación de dos piezas, una de ellas hecha con restos de madera.

Nando invita a  ver las dos exposiciones con el objetivo de que “absorban las imágenes, que las digieran, no pretendo provocar reacción alguna, sólo estoy poniendo una pieza, el público va a tener un juicio propio”.

Las dos series de serigrafía estarán en el Museo de la Ciudad en exhibición hasta el 7 febrero de 2016, en los mismos horarios. En estas fiestas decembrinas el Museo sólo cerrará los días  25 de diciembre y 1 de enero de 2016.

Temas Relacionados
niño perdido y terrible