16 / septiembre / 2021 | 10:40 hrs.

Óscar Chávez lleva los clásicos a El Pueblito

Vida Q 21/10/2015 03:03 Actualizada 06:49

Óscar Chávez, El Caifán Mayor, recibió los primeros vientos fríos de invierno, en El Pueblito, en el municipio de Corregidora, la noche del domingo pasado.

Cantó los clásicos de su repertorio y luego de hora y media de concierto se retiró: “Otro día nos vemos con más calma”, afirmó. “El viento, el aire, todo”, se quejó.

Lo recibieron unos mil espectadores reunidos en la plaza principal, a un lado de la iglesia, entre una estética y las oficinas municipales.

Agasajaron al cantante y autor con ganas y muchos aplausos, para quitar el frío y porque ver a un artista que sale en la televisión no sucede todos los domingos.

El cantante dejó su clásica camisa negra y se hizo de una chamarra. Se veía entumido e incómodo. Gracias al clima recio, su canto parecía un lamento y gustó más a la gente.

“Voy a cantar la de los zapatistas”, dijo. “Se llama ‘Siempre me alcanza la danza’ y es una canción que yo escribí”, agregó.

Fue un escenario pequeño para una leyenda de la canción de autor. Fue una noche de pocas estrellas para un poeta de conciencia.

Interpretó “Hasta siempre” y los asistentes que recuerdan al Che Guevara, a Fidel Castro, a la Cuba de la Revolución, la Bahía de Cochinos, se emocionaron como niños en fiesta con pastel.

En agosto pasado, Óscar Chávez festejó 18 años de cantar y componer. El actor de cine y activista social, ya pinta muchas canas, en la cabellera y en patillas. Cantó en el Auditorio Nacional, de la ciudad de México, lo mejor de su repertorio.

Canciones como “Por ti”, poesías con música para esos viejitos, lugareños, sentaditos, juntitos los dos, que asistieron a la Plaza para ver a El Caifán.

“Ya nos vamos”, expersó el cantante. “Otra, otra”, dijeron los de El Pueblito. “¿Cuál quieren?”, agregó. “Este que me está pidiendo mariguana y no traigo”, añadió el compositor.

De 80 años cumplidos, más de 30 discos, dos docenas de películas, muchos poemas y muchas canciones. El Caifán ya es un hombre mayor y no está en edad para cantar a deshoras, con el frío y tan lejos de su casa. Dijo “ya me voy” y se fue.

Los de El Pueblito contentos. A final de cuentas, ver y escuchar a una leyenda de la canción de autor no sucede todos los domingos por esos rumbos.