Se encuentra usted aquí

Ana Gabriel, reina de las rancheras

08/12/2015
02:07
-A +A

Afortunados todos los que pudieron ver y escuchar a Ana Gabriel, la noche del sábado en el Palenque de la Feria Internacional Ganadera de Querétaro.

Afortunados por descubrir que la cantante de la voz rasposa canta mejor que nunca, canta mejor que antes.

Antes del concierto, en el Palenque de la Feria reinó la duda y la intriga por ver a la cantante. Hace tiempo que Ana Gabriel no aparece en público y verla en concierto no es cosa de todos los días.

Llegó vestida de negro, como siempre, de pantalón y saco plateado, como siempre. Su pelo suelto, lacio y poco maquillaje. Las reinas no necesitan de tanto para expresar su grandeza.

Pasada la media noche sonaron las primeras notas de “Ay amor” y se desató la fiesta. También cantó “Luna”, “Es demasiado tarde” y “Eres todo para mí”. Éxitos de siempre, clásicos de amor y odio.

El Palenque lucía lleno, festivo, listo para cantar esas canciones que hacen llorar.

“Quiero que sepa en el mundo que en Querétaro también me quieren”, dijo la cantante mientras se tomaba fotos con sus fans.

¿Qué tiene Ana Gabriel que canta como si se le fuera la vida en cada canción? Ha vivido, eso es todo. Ha pasado por las malas y por las buenas. Más las malas que las buenas.

Ha sido una vida llena de drama y pasión. Desde que sufrió acoso sexual siendo una jovencita que buscaba el éxito hasta la depresión profunda por sentirse diferente a las demás.

Ahora mismo, en el Palenque de la Feria de Querétaro vimos una Ana Gabriel más tranquila, ubicada y con una gran confianza.

Una fan kamikaze brincó al escenario y le entregó un ramo de flores. Era un amor de mujer para una mujer.

Cantó “No entiendo” y “Quién como tú” y en las gradas el público gritaba “te amo Ana”.

Hace tiempo que la televisión le dio la espalda a esta cantante y ella le dio la espalda a la televisión.  Las disqueras no la supieron valorar y ella, con la fe absoluta en su talento, abrió su propio sello y se dedicó a cantar por todo el mundo.

Legendario es el concierto de Los Altos de Chavón en la Dominicana. De eso ya tiene varios años y todavía gira en las redes sociales.

Cantó “Evidencias” y “Qué manera de perder”, y otros de esos temas.

El concierto se extendió por dos horas y media y para despedirse interpretó el “Cielito lindo”, con su estilo y su peculiar voz.

No la dejaban ir. “Otra, otra, otra” pedía el público. Regresó para rematar los corazones de los presentes con “Mi gusto es”. Daban ganas de buscar la cantina más cercana para seguirla, sino fuera por el frío y la madrugada.