Reconocen obra de Imanol Martínez | Querétaro

Reconocen obra de Imanol Martínez

Vida Q 02/07/2016 01:54 Actualizada 12:25

Tomando la estructura de las teleseries, Imanol Martínez creó la obra de teatro Neigborhood, ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia "Manuel Herrera" 2016. La historia es sobre unos amigos que participaron en una serie, ocho años después los productores deciden hacer nuevos episodios.

Imanol Martínez es hijo de la periodista Dora Elizabeth González y el ya fallecido periodista Ezequiel Martínez (a quien la Legislatura de Querétaro rinde homenaje póstumo con la Medalla de Honor Ezequiel Martínez).

Imanol estudió Filosofía en la UAQ y se especializó en Creación Literaria en España. Martínez creció a la par del Festival de la Joven Dramaturgia, que inició Edgar Chías y Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio (LEGOM).  Imanol reconoce a LEGOM como maestro, y ahora el alumno es quien coordina y programa dicho evento. 

El Premio Nacional "Manuel Herrera" de Dramaturgia 2016 es convocado por Instituto Queretano para la Cultura y las Artes (IQCA).

En entrevista con EL UNIVERSAL Querétaro, Imanol Martínez explica que Neigborhood es la historia de “un grupo de amigos que viven un suburbio  y descubren que bajando por una colina pueden viajar en el tiempo, en las primeras dos temporadas viajan a esos recuerdos que les son arrebatados en adolescencia, ocho años después con motivo que los productores deciden hacer una tercer temporada, los actores han crecido y ahora esos jóvenes acuden a  los momentos capitales de la adolescencia, el primer enamoramiento, la primera gran fiesta; la obra ocurre durante el verano, en el que además conocen una chica y  ahí se desarrolla un triángulo amoroso”.

¿Esta obra dónde la escribes, pues en los últimos años estuviste en España y luego volviste a México?

—Es una obra que pensé desde antes de irme a Barcelona había intentado escribirla pero no encontraba las herramientas para hacerlo,  como yo había ido a Barcelona con la intención de no escribir dramaturgia sino probarme en otros géneros, la no ficción, la narrativa, intenté  escribirla en otro género pero no me daba,  entonces hasta que regresé aquí pude meterla como proyecto al PECDA y quedó seleccionada en el ciclo del año pasado, en el área de jóvenes creadores, entonces la escribí como una obra dramática pero que tiene mucho de narrativa.

¿Con quién trabajaste la obra en el PECDA?

—El tutor fue  Guillermo Smythe, con él platiqué sobre la obra y tuve la fortuna de poder platicar con algunos amigos actores y directores, porque a mí me gustaba ver qué  tanto podía fluir en escena, la verdad es que hasta que estaba casi terminada no sabía si su terreno tenía que ser la dramaturgia o la narrativa, fue un proceso de trabajo de casi el último año, en el que iba escribiendo  la obra al tiempo en que iba haciendo una investigación sobre las teleseries, que de por sí me encantan, entonces era una inversión muy gustosa que me daba pretextos para sentarme horas a ver por ejemplo Los Sopranos,  entonces también fui escribiendo un diagnóstico sobre las teleseries.

¿La obra se presentará en el Festival de Dramaturgia?

—Sí, como cada año, es una de las cláusulas de la convocatoria del Premio, y ya habíamos estado trabajando en la programación del Festival, habíamos dejado el bloque para la obra ganadora, decíamos quién sabe cuál obra sea, pero ya está ahí, la sorpresa fue  que resultó ganadora mi obra. Yo estoy muy contento porque al momento en que pasé a ser coordinador y programador del Festival pensaba que ya me había despedido como autor y es un Festival que a mí me encanta, entonces dije: qué triste, ya no voy a volver a estar aquí como autor. Me da mucho gusto volver y con un premio.

¿Ya hablaste con LEGOM sobre el Premio?

—No, curiosamente no. Me da un poco de miedo (risas).

¿A quién le dedicas el Premio?

—A mi  familia, a mi madre, a mi hermana,  y a la memoria de mi padre.  Finalmente por  convivir cerca de mí son los que me han tenido que aguantar.  El premio me da mucho gusto, porque es de Querétaro, porque lleva el nombre de Manuel Herrera, porque se va a presentar en el Festival, y me da mucho gusto porque en el último año me he permitido tener un ritmo de trabajo casi exclusivo para la escritura pero de pronto, la verdad, sí lo pensaba y decía: qué tanto vale la pena estar apretándose el cinturón y estar trabajando tantas horas por algo que... no es que no tenga reconocimiento, sino que es algo que nadie te pidió que hicieras. Estoy muy contento por eso y por lo tanto se lo dedico a mi familia...

El premio se lo dedicas a tu papá,  por cierto este año volvió  la Medalla Ezequiel Martínez

—Claro, este año se  volvió a sacar la Medalla, un poco  con polémica en redes sociales a lo cual atendí yo, más bien por una cuestión de honor, me parece bastante injusto decir mentiras y decir mentiras de alguien que justamente por ya no existir en este mundo no puede responder.  Sí le dedico el premio a mi papá y curiosamente, cosas extrañas de la vida, el premio falló,  tengo entendido, el día de su séptimo aniversario luctuoso.

Temas Relacionados
reconocen obra de Imanol Martínez