Gabriel Soto salvó su vida | Querétaro

Gabriel Soto salvó su vida

Vida Q 01/08/2013 14:35 Actualizada 14:37

El actor relató las horas de angustia que vivió antes de ser intervenido por una úlcera perforada

Gabriel Soto es un hombre sano que logró salir avante de una operación de úlcera duodenal. Resulta increíble la historia que el mismo artista cuenta sobre cómo fue que terminó en el hospital.

"Hace tiempo entrenando tuve un desgarre de pantorrilla, una lesión común en los deportistas, por ende estuve tomando medicamentos desinflamatorios y eso provocó que se me perforara la úlcera", relata el actor aún convaleciente.

El doctor Gustavo Varela le salvó la vida a Gabriel Soto. "Llegó al hospital con un cuadro de abdomen agudo que requería urgente hospitalización, el dolor es insoportable entonces no hay analgésico que lo matice", señala el especialista.

Por instrucciones médicas, el actor tendrá que llevar una dieta especial blanda, cero irritantes y por precaución llevará un tratamiento antiulceroso y tomará antibióticos por un lapso de 10 a 15 días más.

"Cuando desperté de la anestesia pregunté si había esquivado la bala, pero me dijeron que entró y salió de mi cuerpo, metafóricamente hablando", expresó Soto quien permanecerá en casa descansando una semana y volverá a grabar su telenovela al aire 'Libre para amarte'.

El pensamiento primario de Gabriel siempre fue su familia, constituida por su mujer Geraldine Bazán y su pequeña hija, según sus palabras.

"Sólo me encomendé a los ángeles cuando entré al quirófano. Me di cuenta de la gran mujer que es Geraldine Bazán, ella siempre se mantuvo a mi lado y sé que también gracias a ella estoy vivo", rememora Gabriel.

Geraldine acababa de llegar procedente de Miami, Florida, cuando encontró a Gabriel en casa padeciendo el gran dolor.

"Ella fue la que me impulsó a que viniera al hospital y de no ser por ella no sé que hubiera pasado", relata Gabriel agradeciendo también a su suegra Rosalba Ortiz y a su cuñado Angel Claude Bazán quienes también estuvieron a su lado en este tiempo de crisis.

"Ellos dejaron sus ocupaciones y acudieron inmediatamente a donar su sangre para que me operaran y estuvieron siempre prestos a cuidar a mi hijita", puntualizó Gabriel.