Padecen el “complicado día” de regreso a clases

Alumnos de educación básica retornan a las escuelas, pese a frío
Regreso a clases, Niños, Frío, Bajas temperaturas, Escuela, Educación básica, Vacaciones, Clases, Educación
Para algunos padres y niños, el regreso a clases fue como un día más, pues dijeron que desde la semana pasada ya estaban preparados y mentalizados. Foto: CESAR GÓMEZ. EL UNIVERSAL
09/01/2018
05:48
Domingo Valdez
-A +A

Ojos somnolientos, varias capas de ropa, carreras y alivio, se vieron la mañana de este lunes, cuando los estudiantes de jardines de niños, primarias y secundarias regresaron a clases, luego de tres semanas de vacaciones de fin de año.

La escena fue recurrente en varias partes de la ciudad: padres corriendo con sus hijos de la mano, niños cargando pesadas mochilas en la espalda, con grandes chamarras, bufandas, guantes, orejeras y gorros que los protegieran de los tres grados Celsius de temperatura de la mañana, y tránsito pesado en las zonas aledañas a algunas escuelas.

Para muchos padres y niños, el regreso a clases fue como un día más, pues desde la semana pasada ya estaban preparados y mentalizados para este día.

Gloria García es una de las madres que lleva a sus dos hijas, una de tercer grado y otra en sexto, a la escuela primaria de tiempo completo 21 de Marzo.

Señala que el primer día de regreso a clases siempre será complicado, más luego de tres semanas de vacaciones.

A la rutina

Narra que despertarse temprano y estar listos para salir fue difícil. Apunta que el momento de dormir, el domingo en la noche, fue lo que más les costó trabajo, pues ya estaban acostumbradas a irse a la cama más tarde.

“La levantada no fue tan complicada, pero ya nos estábamos descoordinando nuevamente”, precisa. Gloria vive cerca de la escuela de sus hijas, por lo que no padece del traslado en transporte público, y le permite planear de mejor manera su camino a la escuela.

Agrega que el término de las vacaciones es un alivio para ella (así como para muchas mamás) pues descansan un poco de la actividad que tienen los pequeños en casa y quienes requieren de mucha atención y cuidado.

“Por una parte está súper bien (que regresen a clases) porque ya, a descansar un ratito (dice entre risas) de los niños. Pero también, por otro lado, la carrera de ir a dejarlos a recogerlos, el lunch, todo eso”, abunda.

Añade que en este periodo vacacional no salieron a ningún lado, permanecieron en casa para pasar en la ciudad las fiestas decembrinas, con algunas salidas, eso sí, al parque, a la Alameda y otros sitios tradicionales de la ciudad donde se presentaron algunos espectáculos alusivos a los festejos del término de año.

Milka Olvera y Francisco León acuden a la misma escuela a dejar a su pequeña hija, quien cursa el primer año de primaria. Francisco señala que en su caso no les costó mucho trabajo el regreso a clases, pues suelen levantarse temprano.

“No es tanto el relajo. El tráfico un poquito, pues está un poquito cargado, ya hay mucha afluencia de vehículos, entonces hay que madrugar un poco más”, dijo Milka.

Explica que no tuvieron problema para dormir el domingo ni para despertar por la mañana, ya que su hija tiene una rutina bien establecida para dormir y despertar. La menor, dicen sus padres, cuando tiene sueño, sola se va a la cama, al igual para levantarse, pues hay ocasiones en las que la misma pequeña los despierta.

Padres de tres hijos, dos de los cuales ya son unos jóvenes, indican que sus hermanos mayores son ejemplo para la más chica. Francisco agrega que su hija mayor, quien cursa la preparatoria, es ejemplo para sus hermanos menores, en el aspecto de disciplina para levantarse y llegar a tiempo a clases.

En la puerta de la 21 de Marzo se encuentra Sonia González, maestra del cuarto B, a quien le toca la guardia en el primer de clases del 2018. La joven maestra recibe con una sonrisa y un “buenos días” a padres y alumnos, quienes puntuales, y otros no tanto, llegan para reincorporarse a las actividades escolares.

La docente explica que el regreso a clases para los niños “es un poquito difícil adaptarse al regreso al aula y estar en clase durante las seis horas y media que nos pasamos aquí. Sí, es poquito complicado porque todo el tiempo están pensando a qué hora es el recreo”.

Además, apunta que los pequeños vienen con muchas ganas de platicar con sus compañeros de los regalos que recibieron por parte de Santa Claus y los Reyes Magos, por lo que se buscan los tiempos, de acuerdo a cada docente, de darles la oportunidad de que lo escriban o platiquen, para evitar las distracciones durante el tiempo de clases.

Indica que al menos en la escuela 21 de Marzo los padres y alumnos están más adaptados a que las 8:30 horas se cierra la puerta (durante el horario de invierno) y son muy pocos los niños que llegan tarde, a menos que se diera un contratiempo o situación inesperada.

Sonia añade que durante esta temporada invernal se les permite a los chicos portar alguna chamarra o suéter ajeno al uniforme, aunque con la recomendación de que sea de un color parecido al del uniforme, para evitar que no se vean tan distintos al momento de los honores a la Bandera.

Retomar contenidos

En cuanto al regreso a clases, pero desde el punto de vista de los maestros, dice que la mayoría están mentalizados para comenzar de nuevo actividades, “ya estamos acostumbrados a que se termina el periodo vacacional y se regresa para echarle ganas y poder lograr nuestros contenidos, esperar el siguiente receso, para que nos organicemos, nos reforcemos y terminar un ciclo más”.

Añade que a pesar de las bajas temperaturas, el ausentismo en la 21 de Marzo es poco, dándose más en el primer y segundo grado, que en el resto de la población estudiantil.

La puerta está por cerrar. La maestra Sonia echa un último vistazo a la izquierda y derecha, para confirmar que no viene algún niño atrasado, que llega “derrapando” a la escuela. Se ve un menor, junto con su madre, corriendo para llegar. Se le espera y entra de último momento, para el alivio de su progenitora, quien recupera un poco el aire y respira aliviada.

El horario en las escuelas públicas del estado es el de invierno, por lo que en las primarias el ingreso fue a las 8:30 horas. Este ingreso “escalonado” entre primarias de gobierno y las particulares, muchas de las cuales conservan su horario habitual, ayuda a aminorar, en pocos casos, las conflictos viales, aunque en los alrededores de algunos planteles educativos si hubo carga vial, principalmente por padres estacionados en doble fila.

Comentarios