Amos de la risa. El noble oficio de ser payaso

Bombón heredó el oficio de su padre; 21 años después sigue con la tarea de hacer feliz a la gente
Amos de la risa. El noble oficio de ser payaso
30/11/2019
10:03
Redacción Querétaro
-A +A

Ángel Manuel Ramírez Velázquez, el payaso Bombón, trae en las venas la profesión. Su padre también se dedica a lo mismo, una actividad en la que muchas veces, sin importar las tristezas o problemas personales, se tiene que hacer reír a la gente.

Originario de La Cañada, en el municipio de El Marqués, Ángel dice que tiene ya 21 años de experiencia, pese a ser un hombre joven.

“Me inicié a los seis años [de edad], aproximadamente. Mi papá fue quien me inspiró para todo esto. Viéndolo cómo se maquillaba, cómo empezaba a trabajar, de niño le pedía que me pintara. Para mí, él es mi inspiración. Él me enseñó a maquillar, él me enseñó a trabajar.

Actualmente ya tengo mi propio personaje. El nombre de Bombón viene porque de niño nací gordito, nací un poquito blanco, entonces decían que era un bombón, no tanto como payaso. Después ya fue el conjunto. Mi papá es el payaso Bombín, y yo Bombón”, indica el payaso, vestido con un traje amarillo y grandes zapatos.

Comenta que ganó un primer lugar nacional en San Luis Potosí, como niño payaso, a los seis años. En cada presentación que tenía presentaba la rutina con la que había ganado. Luego, en Tampico, Tamaulipas, ganó otro primer lugar nacional como niño payaso. De ahí tomó un ritmo de trabajo, tomando experiencia, trabajando solo, para plazas grandes y eventos privados.

Dice que lo más importante para divertir a la gente es la preparación constante. Para ello acude a congresos, eventos nacionales, talleres, o como el evento que tendrá lugar en La Cañada el 6 de diciembre con motivo del Día del Payaso, en donde vienen artistas de otros estados y de los cuales se puede aprender, qué es lo importante para poder brindar un buen espectáculo a los clientes que los contratan o que los ven en los escenarios donde se presentan.

“Cuando es un encuentro nacional o un congreso, hay talleres, concursos, pláticas tanto de sicología como de pantomima, acrobacia, de todo tipo de talleres, para que uno vaya experimentando más. Van alrededor de 300 a 400 payasos a cada evento a nivel nacional”, sostiene.

Un payaso para todos

Precisa que dentro del medio hay payasos para adultos y para niños o familiares. Bombón es payaso infantil, aunque nunca deja de trabajar para adultos, pero de una manera sana, blanca, para que todos se diviertan, desde el niño, hasta el abuelito, pero siempre de una manera sana. Agrega que sí hay payasos para adultos, pero cada uno tiene su preparación.

No todo es risa y alegría en la vida de los payasos. Como cualquier ser humano, pasan por momentos difíciles y en donde las emociones son contradictorias con la imagen que deben de brindar ante el público.

Ángel recuerda dos ocasiones. Una día tuvo que salir a trabajar con un familiar fallecido. Un sábado por la tarde, narra, “llegar a tu evento, hacer reír con el corazón destrozado y regresar a tu casa, ver a tu familia en lágrimas, es muy difícil”.

En otra ocasión, agrega, en el camino hacia una presentación tuvieron un accidente automovilístico, y tuvieron que seguir. Con pocas fuerzas, y aunque la persona que los contrató les dijo que no había problema si no se presentaban, lo hicieron y sacaron el evento adelante, como los profesionales que son.

Bombón aconseja a quienes quieren ingresar a este gremio, a quienes se sienten atraídos por el mundo de los payasos que se preparen para trabajar, que es la base para ser un profesional.

“Si te sientes atraído para ser parte de este gremio prepárate día con día, siempre y cuando lo hagas para bien. Y si te sientes atraído por ir a divertirte, hazlo. Ve a los eventos, ve a las plazas, ve al teatro, ve a los circos y pasa un rato agradable”, apunta.

Bombón se despide amablemente, para luego posar para las fotografías que le toman. No le cuesta posar para la lente. Lo hace de manera natural, con estilo, con la confianza que da toda una vida dedicada al espectáculo, a hacer reír a niños y adultos.

Festejarán Día del Payaso

El próximo 6 de diciembre se conmemora el Día del Payaso.

En el municipio de El Marqués se prepara un desfile que comenzará en El Socavón y terminará en el centro de La Cañada, donde se realizarán diferentes actividades para parte de los 100 payasos que participarán.

Ismael Arreola Reyes, mejor conocido como el payaso Bobatín Simplicio, explicó que el Día del Payaso surge en 1972 en la Ciudad de México, a iniciativa de Rodolfo de la Torre, en una sesión de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), donde se instituye el 10 de diciembre como el Día Nacional del Payaso.

A Querétaro llegó hasta 1987 y desde entonces no se deja de festejar en el estado. El 10 de diciembre pasó a ser el Día Internacional del Payaso, festejándose en Centroamérica, así como en partes de Italia, Francia, España, Argentina y otros países.

El organizador del evento, Ángel Ramírez Velázquez, explicó que dentro de las actividades de la celebración tendrán un desfile que saldrá del Socavón y continuarán por algunas calles de La Cañada, concluyendo en la Plaza San Pedro.

A las 18:00 horas comenzará “un programa de agasajo”, con un foro que está programado para que dure tres horas. “Son shows familiares y profesionales, también daremos reconocimientos, pero lo más importante es el cierre, pues presentaremos un show de gala”, puntualizó.

Para este día se espera la presencia de alrededor de 2 mil espectadores y 100 payasos que se reúnen de diferentes estados de la República Mexicana, como Colima, Guanajuato y Estado de México, pero principalmente de Querétaro.

Comentarios