Bloquean carretera por nuevo relleno sanitario | Querétaro

Bloquean carretera por nuevo relleno sanitario

Portada 30/06/2016 01:27 Actualizada 09:28

Vecinos de diversas comunidades del municipio de Colón como San Martín, Santa Rosa Finca, Los Benitos, Ajuchitlán, entre otras, así como productores agrícolas y pecuarios de la zona, se manifestaron en contra de la inauguración y operación del Centro Ecológico de Manejo Integral de Residuos Querétaro (CEMIRQ), ubicado en la carretera a Ezequiel Montes 130 a la altura del kilómetro 1, donde realizaron una serie de bloqueos para solicitar la presencia del alcalde de ese municipio, Alejandro Ochoa, para solicitarle la suspensión de este proyecto.

Las manifestaciones comenzaron a partir de las 9:00 horas. Decenas de vecinos inconformes, con pancartas y mantas, bloquearon la entrada al CEMIRQ. Gritaban consignas en contra de funcionarios y de lo que llamaban “basurero”, un lugar que aseguran, será un gran foco de infección para los habitantes de las comunidades aledañas.

“No a sus desechos químicos”. “No a la contaminación de nuestros mantos acuíferos”. “El basurero nos traerá enfermedades”. “Que piensen en nuestros niños”, son algunos de los reclamos que se escuchaban y leían entre los pobladores.

“Esto perjudica todo. Yo he estado en partes donde hay basureros y los niños y la gente en general sufre de muchas enfermedades. Habrá malos olores, moscas de esas verdes, ratas, pura porquería y eso no lo queremos aquí. Además van a traer desechos químicos; que no nos quieran engañar”, indicó Roberto Trejo, ejidatario de la comunidad de San Martín.

A decir de Antonio Nieves Martínez, comisariado de la comunidad de San Martín, los 130 ejidatarios de su comunidad y de los demás poblados cercanos nunca fueron notificados de la construcción de este centro, por ende, señaló que nunca hubo acercamiento para explicarles en que consistiría.

“A esto se le debe hacer un estudio a fondo. Si los tienen por qué no los presentan para estar conformes, pero sabemos que un basurero contamina. Todo el que no sepa que un basurero contamina es que no sabe de esto. No hemos tenido acercamientos con el presidente municipal porque nos acabamos de enterar. Apenas tenemos quince días que nos enteramos que iba a abrir este relleno sanitario”.

Cristian Ortiz, abogado que representa a las comunidades inconformes, señaló que en los últimos días ya se presentaron varios escritos ante la presidencia municipal de Colón solicitando información acerca de este proyecto para saber si cuenta con los permisos necesarios para su funcionamiento. Sin embargo, indicó que hasta el día de hoy no ha habido ninguna respuesta por parte de las autoridades.

A 15 minutos de haber comenzado la manifestación arribó el subsecretario de Desarrollo Político de la Secretaría de Gobierno, José Ramón Fernández de Cevallos, junto con el director de la Policía Estatal, Ángel Rangel Nieves, para ofrecer la apertura de una mesa de diálogo con los inconformes, pero ésta no fue aceptada por los vecinos. Poco después llegó el secretario de gobierno de Colón, Cesar Zafra, quien se sumó a este intento de diálogo.

A las 11:30 horas estaba programada la inauguración de la primera etapa del CEMIRQ, la cual contaría con la presencia del gobernador y demás funcionarios. Pasadas las 10:00 horas se informó que la inauguración se cancelaría. Los vecinos solicitaron la presencia del edil Alejandro Ochoa, o de lo contrario cerrarían la carretera 130.

Fue así, que de manera intermitente comenzaron a bloquear esta carretera que conduce a Ezequiel Montes. Policías estatales apostados en el entronque de la carretera 100 hacia Bernal comenzaron a desviar la circulación, ya que los pobladores colocaron piedras para impedir el paso de los autos.

A las protestas se sumaron productores agrícolas y pecuarios, quienes señalaron que a unos cuantos metros del CEMIRQ se cultivan y producen alimentos como quesos, leche, jitomates, espárragos, pimientos, entre otros, por lo que externaron su preocupación por el funcionamiento de este centro.

“Cómo es posible que vayan a poner un tiradero de basura en un lugar que quieren impulsar con el turismo, en donde hay invernaderos, quesos gourmet, viñedos. Es ilógico”, señaló uno de los productores.