20 / junio / 2021 | 16:39 hrs.

Siurob ve intereses de grupo tras su destitución

Algunos quieren fraccionar hectáreas de zona protegida; diputada considera agresiva su remoción del Cimatario

Portada 20/09/2016 01:26 Domingo Valdéz y Marco Antonio Estrada Actualizada 11:31

La ex directora del Parque Nacional El Cimatario (Panec), María del Carmen (Pamela) Siurob, dijo que detrás de su separación de ese cargo existen intereses de grupos que quieren fraccionar hectáreas de esa zona protegida, al tiempo que externó su preocupación por el futuro de esa zona natural.

En conferencia de prensa señaló que “ha habido un incremento de ingreso de ejidatarios del ejido Casa Blanca, que quieren desarrollar 36 hectáreas, subir la zona habitacional de Colinas del Bosque; pretenden que se les haga el cambio de uso de suelo. Creo que esas son las intenciones y desarrollar proyectos recreativos que van en contra del parque nacional. Están los oficios en los que se está indicando a la nueva administración que la normatividad ambiental prohíbe todo ese tipo de acciones dentro del parque”.

Indicó que bajo esa normativa se opuso al crecimiento del área donde está el vivero que administra la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedea), pues no se puede abarcar más espacio, y en donde la misma Siurob aseguró que se le dijo, en enero pasado, “te vamos a presentar una propuesta a la cual no puedes negarte”, por lo que presentó un oficio donde afirmaba que se podía violar la normatividad ambiental.

“El cambio de uso de suelo en un área natural protegida como el Parque Nacional El Cimatario está prohibido, el parque es para la conservación, restauración, recreación y educación ambiental”, sostuvo.

María del Carmen Siurob aseveró que es necesaria la vigilancia y la función de la sociedad para detener los intereses por desarrollar estas zonas, al tiempo que explicó que las áreas naturales protegidas no pueden tener cuerpos de agua para riego y los vasos que existen en el Panec cumplen con la labor de regenerar la flora existente en la zona, además recordó que en tiempo pasado hubo siembra de flora ajena al lugar.

“Arriba de Colinas del Bosque hay 46 hectáreas del ejido Casa Blanca al que quieren desarrollar. Hace 15 días —y está notificado al titular de la Sedea, al secretario de Gobierno y al director jurídico del gobierno del estado, así como a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp)— se han introducido a hacer mediciones y ya hay letreros de que se comuniquen las personas interesadas en los terrenos”.

Precisó que hay litigio ante el Tribunal Unitario Agrario que se ganó por parte de los ejidatarios, pero hay un amparo de la Conanp para la posesión legal del terreno pero con el decreto del parque nacional no se puede hacer nada. Agregó que espera que el gobernador Francisco Domínguez se pueda acercar a ella, para tener una charla con él y con Tonatiuh Cervantes Curiel, titular de la Sedea, para conocer de su propia voz la verdad de El Panec.

La ahora ex directora del Parque Nacional El Cimatario, aseguró que no le importa “saltar de puesto”, pues lo que le mueve es el interés por proteger el medio ambiente; por lo que señaló que rechazó el ofrecimiento por parte de gobierno estatal de ocupar un puesto administrativo al interior de alguna oficina gubernamental.

Falta interés por conservar espacio ambiental, señalan. Por su parte, la ambientalista América Vizcaíno comentó que los funcionarios públicos no están sensibilizados, ni preparados ni tienen interés en la conservación de El Cimatario, para ellos es un gasto innecesario y no potenciar más proyectos en El Cimatario es absurdo, porque no reciben ingresos, pero los beneficios que da el parque aún no se han evaluado económicamente.

“¿Cuánto cuesta, por ejemplo, purificar el aire? ¿Infiltrar agua para el reabastecimiento de los acuíferos? ¿Mantener una temperatura confortable?

¿Prevenir inundaciones?”, subrayó.

Agregó que para las autoridades el Parque Nacional El Cimatario es un lugar al que no le sacan ningún provecho económico y siempre han querido desarrollar proyectos que a la larga desencadenaran el deterioro ecológico.

El otro problema, añadió, es que cada secretaría tiene sus propios intereses y estos podrían influenciar las decisiones sobre El Cimatario.

“El Cimatario recibe poco presupuesto, básicamente nóminas y gasto corriente, ahí puede verse el interés por conservarlo y destinar dinero para proyectos. Pamela siempre estuvo pendiente, cuidando, vigilando el parque y defendiéndolo de los funcionarios públicos quienes querían desarrollar todo tipo de proyectos, aunque la normatividad no lo permitiera”, puntualizó.

Comentarios