Opinión. La marcha del INE: ímpetu y tempestad | Querétaro

Opinión. La marcha del INE: ímpetu y tempestad

La clase media es utilizada por losmás perversos intereses políticos

Opinión. La marcha del INE: ímpetu y tempestad

Opinión. La marcha del INE: ímpetu y tempestad Foto: Demian Chávez

Política 17/11/2022 10:16 Raúl Martínez Merling Actualizada 10:16

El pasado domingo  se efectuó una marcha a favor del Instituto Nacional Electoral (INE), de suerte se precisa hacer una reflexión sociológica más allá del sinfin de comentarios, escritos o verbales, a favor o en contra del INE. Veamos...
Primero. Los movimientos sociales, cuando salen a la calle, son portadores de ideales, estos se traducen en estrategias políticas de acción para confrontar a un gobierno o a un adversario político para defender los intereses propios en situación de agravio. Entonces, la marcha requiere en esencia de una conciencia de clase. De esta forma, han transitado, en nuestro país, una multiplicidad de movimientos sociales de campesinos, maestros normalistas, estudiantes, indígenas, feministas, etc.

Segundo. En el caso de la marcha en defensa del INE, el conglomerado estuvo compuesto por una clase media identificada por su fenotipo. Usualmente, la clase media, con intereses materiales creados, se guía por prejuicios, los cuales se convierten en mitos y fantasías (en referencia al texto clásico de Gabriel Careaga, Mitos y Fantasías de la Clase Media.) sobre su entorno circundante. Esto genera comportamientos de zozobra y miedo para resguardar sus intereses privados. Basta que alguien detone el miedo latente para que esa clase media se masifique en las calles.

En ese sentido, cuando esa clase media se convierte en “masa” le permite a los individuos pasar al anonimato olvidándose de su identidad personal. Como, aparentemente, nadie los identifica, encuentran el medio ideal para sacar a relucir la sombra más oscura de su mundo interior. El miedo de perder sus “privilegios”, en principio, los hace recurrir a una excesiva violencia verbal, por lo menos hasta ahora. La iracundez se expresa contra un enemigo que alguien inventó y que se los endosó. Para muestra basta un botón: una señora de edad avanzada insultó hasta el cansancio al Presidente de la República, así como hasta la lasitud ha circulado este video. Sin embargo, el punto a destacar es cuando la señora convoca a que los ciudadanos y ciudadanas salgan con sartenes y cucharas a protestar. El movimiento de las “cacerolas” fue el preámbulo del golpe de estado en Chile en septiembre de 1973. Fue derrocado el Dr. Salvador Allende a través de un golpe militar. Pareciera que el discurso de dicha señora es elaborado no tan espontáneo, quien sabe...

Tercero. Los clasemedieros al masificarse, debido a la sensación de pérdida, instalan de manera latente la violencia, el miedo al otro se resuelve con la agresión. Se está frente al fenómeno del instinto de masa. La clase media no tiene conciencia de clase por esta razón es utilizada por los más perversos intereses políticos. Y, piensa, el clasemediero, que al estar en la masa se ubica en situación de libertad y con poder. Se sienten seguros estando con sus pares, es decir unos junto a otros.

Comentarios