Consulta de expresidentes, con baja participación

Sólo se recabaron la mitad de los votos esperados, señala Raúl Chávez
Consulta de expresidentes, con baja participación
Foto: Archivo. El Universal
17/09/2020
09:30
Zulema López
-A +A

En Querétaro se recabaron menos de 20 mil firmas, de las 42 mil que se tenían contempladas, de la consulta para enjuiciar a los expresidentes, según datos del diputado morenista Raúl Chávez Nieto.

Tras juntar las firmas que se obtuvieron en las mesas, el partido envió al Senado de la República alrededor de 15 mil votos; posteriormente, se enviaron 5 mil más, éstas por la diputada federal, Beatriz Robles.

Al conocer las cifras, Chávez Nieto estimó que la participación fue baja porque faltó dar una mayor difusión a la actividad.

Agregó que se instalaron módulos en 12 de los 18 municipios que conforman la entidad; de éstos, se enviaron 15 mil 608 papeletas a los senadores.

Detalló que en la capital queretana se registró mayor participación, con 7 mil 482 votos; mientras que el municipio Pinal de Amoles obtuvo la participación más baja, sólo votaron 81 personas.

En San Juan del Río participaron 2 mil 306 personas, en Tequisquiapan, 2 mil 100; en Corregidora, mil 139; en Cadereyta, 916; El Marqués, 555; Peñamiller 362; Ezequiel Montes, 223; en Amealco, 201; en Colón, 138, y en Tolimán, 105.

Destacó que el primer envío se realizó en cuanto se juntaron los paquetes de los distintos municipios y hasta el momento se manejan datos preliminares.

“A últimas horas vimos que había filas en los módulos con sana distancia, pero hubo una especie de aglomeramiento, ya que muchos, al principio pensaban que no era real, pero cuando veían los módulos si participaron”, dijo.

Resaltó que, sin importar los resultados, gracias a la encuesta se difunde la Ley Federal de Consulta Ciudadana y si la sociedad se organiza, puede hacerla valer.

Encuesta, mero distractor

Por separado, Miguel Ángel Torres Olguín, diputado presidente de la Junta de coordinación política (Jucopo), consideró que la encuesta es un distractor, pues la obligación del Presidente debería ser, si existen pruebas de irregularidades, presentarlas, para que se establezcan los juicios correspondientes.

Consideró que, además de tratar de distraer, la encuesta le sirve al titular del Ejecutivo Federal, para intentar “lavarse las manos”.

“Si el Presidente tiene pruebas que las presente para llevar a un juicio, México cuenta con un sistema de justicia e instituciones muy sólidas. Para llevar a un juicio no se necesitan consultas”, aseveró.

 

 

Comentarios