Vivir el sueño de estar en un escenario

Xavier García Santana supo desde niño que su vida giraría en torno a la actuación, por lo que creó su propia compañía teatral
Vivir el sueño de estar en un escenario
Foto: Demian Chávez
29/12/2019
11:26
Montserrat Márquez
-A +A

Pasión, dedicación, amor y determinación son las cualidades que han acompañado a Xavier García Santana, actor queretano que por diversas situaciones de la vida tuvo que esperar para cumplir el sueño de tener su propio teatro, pero no se derrumbó y creó el canal de televisión por internet Querétaro Network QNTV.

En algunos de los programas que transmite todavía hace uso de sus dotes actorales, el principal es el presentador de noticias con un tinte cómico, “Pepé Porfirio”, personaje creado por él.

Inicios

Xavier García Santana, inició su carrera actoral a los siete años en el Corral de Comedias, donde la familia Rabel le abrió las puertas, con un papel que, asegura, fue muy pequeño, al grado que tardaba más en cambiarse de ropa que interpretando su personaje.

“Yo nunca lo pensé [ser actor], me llevaron a ver una obra que se llama Ruidos en la Casa, donde actuaba Manuel Naredo, la actuación de él fue la que me gustó mucho, quedé enamorado de la actuación de Naredo y dije quiero ser eso”, expresó con una sonrisa en la cara.

Después de esta experiencia pidió a sus papás que lo dejarán estudiar o tomar un curso de actuación, razón por la cual entró al Corral de Comedias, a talleres programados para mayores de edad, pero asistiendo a las clases que pudiera presenciar un niño de siete años.

Estudio y actuación

Con el pasar de los años, sin dejar atrás su preparación como actor, continúo sus estudios académicos; sin embargo, varías veces faltó a la escuela por salir de gira a diferentes ciudades del país con el grupo del Corral de Comedias.

“Fue una época bonita donde había esa posibilidad de salir de gira, así siguió hasta la preparatoria para que no hubiera problema con mis papás, porque al principio decían ¡qué padre!, pero después dijeron el niño está tomando esto en serio y tiene que terminar con sus estudios”, dice mientras ríe al recordar.

Al momento de elegir qué carrera estudiar, en contra de sus sueños, y por miedo, decidió no ir a la Ciudad de México para seguir preparándose en la actuación; ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), esto para dar continuidad a una tradición familiar.

“Me gustaba más o menos, pero no era lo mío, un día fui a hacer un embargo a unas personas que me iban a ver al teatro, para mí fue muy raro, me di cuenta que no era lo mío, porque se necesita sangre muy fría.

“Hable con mi papá y le dije esto no es lo mío, lo mío es la actuación, opté por estudiar Ciencias de la Comunicación, mi papá me apoyó, pero rompí una tradición y sobre todo que mi papá tenía su despacho y esperaba dejármelo para seguir con lo que él hizo”, comparte un poco serio.

Primer teatro propio

Después de eso, el padre de Xavier se convirtió en su cómplice, y lo motivó para que abriera su propio teatro.

“Me dijo que estaba llegando a otro nivel en el teatro, porque a los 18 años ya había escrito y dirigido dos puestas en escena en el Corral de Comedias.

“ Estábamos buscando el lugar para instalar mi teatro cuando mi padre fallece, muy joven, a los 46 años, muere un 25 de febrero de 1997”, expresa antes de dar una fumada a su cigarro.

“A partir de 1997 inicia la aventura de conformar la compañía teatral, que estuvo presente en el mundo actoral de Querétaro por más de 20 años, La Casona del Árbol”, señala.

Xavier narra que hubo momentos que ni él mismo pensaba que iba a lograrlo, pero al estar una edad donde se tiene un gran impulso logró su cometido.

“Me avente y funcionó, inició en Allende, entre Arteaga y Pino Suárez, en una casa muy grande, y ahí me preguntan por qué del nombre, no tenía mucha idea. Pero fue fácil, hay un árbol aquí atrás, inmenso, muy bonito, una jacaranda hermosa que todavía existe y le puse La Casona del Árbol”, destaca.

Sus hermanos le apoyaron para lograr comprar algunas sillas y equipamiento básico, pero los primeros meses fueron de cancelaciones durante los fines de semana, hasta que, un día logró tener más de 300 reservaciones.

“La primera obra que pusimos se llamó Don PAN Tenorio, de ahí comenzó La Casona a hacerse especialista en parodia política, es un tema que me gusta mucho, pero vista de otro ángulo, y fue en el 97 cuando históricamente se da el cambio del PRI al PAN con Ignacio Loyola”, expresa mientras ve llegar a su esposa Adriana.

Después de tres años y de temporadas buenas, le subieron la renta y decidió buscar otro lugar; esta vez fue un terreno en avenida Universidad, excedente de una escuela que tenía su mamá. El siguiente lugar donde estuvo La Casona fue en la calle de Guerrero, en un espacio rentado y acondicionado.

Después tuvo la oportunidad, gracias a un amigo, de comprar una casa en el corazón de Querétaro, la dirección es 5 de Mayo 70, con muchos sacrificios e ilusión al ser un lugar propio lo arregló para recibir a los espectadores, e incluso acondicionó la parte frontal como un bar.

Comentarios