Suspensión de clases toma por sorpresa a familias queretanas

Mujeres que trabajan no saben dónde dejar a sus hijos o no tienen para pagar niñeras
Suspensión de clases toma por sorpresa a familias queretanas
Foto: Demian Chávez
18/03/2020
05:31
Alma Gómez
-A +A

Para María Sandoval, la clausura adelantada del ciclo escolar representa una medida poco eficiente para evitar el contagio del coronavirus entre los niños de primaria, como su hijo Esteban, quien tiene 7 años de edad. Para la madre de familia y trabajadora de una agencia de comunicación empresarial, la suspensión de clases la tomó por sorpresa, y no tuvo tiempo de organizarse económicamente para contratar a una niñera.

“Entiendo que la medida se está tomando no sólo en Querétaro, sino en todo el mundo, está bien, pero en mi caso no me dieron oportunidad de organizarme porque avisaron de un día para otro. En mi trabajo yo visito a distintos clientes y muchas de mis actividades son en calle, no en una oficina, entonces yo tendría que llevar a mi hijo conmigo, y entonces tampoco lo estaría protegiendo de la enfermedad, no puedo dejarlo en casa como nos sugieren los maestros”.

La madre de familia explica que la situación del coronavirus afectará durante más de 15 días, pues prevé que los cursos de verano también se suspendan para evitar contagios del Covid-19.

“Otra complicación es que yo no tengo vacaciones en estas fechas del año, lo que hago es que inscribo a mi hijo a cursos de verano pero con toda esta situación imagino que también se van a suspender, porque son cursos o talleres en donde hay más de 10 o 15 niños. Tengo que encontrar la forma de organizarme y adaptarme a esta rutina temporal, entiendo que es la mejor medida para no contagiarse, pero en este país los papás y mamás que trabajamos no podemos darnos el lujo de parar nuestras labores, porque nuestras familias dependen de eso”.

Una opción para no exponer a su hijo, ni tener que llevarlo a su trabajo todos los días, sería contratar a una persona que pueda cuidarlo en casa, servicio que tiene un costo aproximado de 200 pesos por día, es decir, aproximadamente mil pesos a la semana. “Es una suma de dinero que está fuera de mis presupuestos, porque es algo que no contemplaba”, señala.

Esta situación también se refleja en la escuela primaria Josefa Ortiz de Domínguez, donde en el último día de clases, de un total de 398 alumnos en el turno matutino, sólo asistieron 53, pues muchas madres de familias eligieron ya no enviarlos a la escuela.

La incertidumbre. Para Diana González, la suspensión adelantada de las clases es una situación de incertidumbre, pues no sabe cómo evaluarán el trabajo de su niña que estudia en segundo grado de primaria, debido a que las evaluaciones y entrega de calificaciones se vieron interrumpidas por la contingencia.

“Yo estoy esperando porque no sé cómo le van a hacer para sacar las calificaciones, tengo entendido que los maestros van a estar en contacto no nosotros, pero no sé bien cómo va a funcionar esto, o si van a entrar a clases en la misma fecha que habían dicho.

“Yo soy ama de casa, la suspensión de clases no me afecta mucho, pues tengo la posibilidad de estar con ellos en la casa, me siento más tranquila desde que supe que iban a suspender las clases porque en las escuelas es muy común que si un niño viene resfriado todos sus compañeritos se enferman, entonces no hay necesidad de exponerlos a que se contagien de este virus, porque ellos se enferman muy fácil”.

Sin embargo, en el mismo plantel escolar existen opiniones encontradas entre las madres de familia, por ejemplo, Guadalupe Granados considera que la medida es exagerada, e incluso sospecha que todo el tema del coronavirus es un invento de los gobiernos.

“Yo en mi casa sigo las medidas de salud que nos dicen, que nos lavemos las manos, que no salgamos de casa, pero yo creo que todo está muy exagerado, eso mismo decían cuando estaba el tema de la influenza y ya ve que no pasó nada. Como sea ahora que adelantaron las vacaciones me toca quedarme en casa con mi nieto”.

Tomar las medidas en serio. Para el director de la primaria Josefa Ortiz de Dominguez, Gaspar Trinidad Reyes García, la suspensión de clases era inevitable, pues desde hace varias semanas notaba que cada vez eran menos los niños que asistían a clases.

Gaspar reiteró que el fin del ciclo escolar es la principal medida de salubridad para evitar contagios del Covid-19, por lo que pidió a los padres de familia tomarse en serio dicha medida y evitar asistir a lugares en donde se concentren muchas personas.

Como autoridad educativa, dice, trabajaron de la mano de los padres de familia para mantener limpias y desinfectadas las instalaciones.

“En este último día de clases sólo tuvimos 53 niños de un total de 398, muchos padres de familia ya no los trajeron a la escuela. Sí noto cierto nerviosismo entre las familias, pero nosotros tomamos medidas desde antes, tuvimos muchos filtros, usábamos el gel antibacterial, limpiamos y desinfectamos todo los salones, los papás nos ayudaron con eso de limpiar patios, pasillos, todo, las familias están inquietas pero conscientes de que si seguimos las recomendaciones vamos a salir adelante.

“Lo más importante es que estén en casa, que no se tomen como vacaciones, los maestros han enviado actividades para que los niños trabajen en casa, incluso pueden revisar las calificaciones de los niños en internet, en la página de la Usebeq, no necesitan venir para nada a la escuela. vamos a estar en constante comunicación”, comentó.

Comentarios