Productores denuncian el robo masivo de rosas en Querétaro | Querétaro

Productores denuncian el robo masivo de rosas en Querétaro

Señalan que desde hace 4 años el hurto de flores y los daños que la extracción de éstas provoca, se han recrudecido en El Organal y eso ha motivado el alza de los costos de producción

Productores denuncian el robo masivo de rosas en Querétaro

Productores denuncian el robo masivo de rosas en Querétaro Foto: Archivo

Nuestras Historias 16/05/2022 10:04 Sirse Rosas Actualizada 10:04

En la comunidad de El Organal, el paraíso de las rosas en Querétaro, desde hace tres o cuatro años se han visto afectados gravemente por el incremento en robos, tanto de flor como de equipo y materiales, denuncia Pedro Martínez Ordaz, delegado de este sitio, quien señaló que los robos representan alrededor del 5% del total de ventas de la temporada.

“Nos roban mucho lo que son las flores y es lo que estamos trabajando con el secretario de Seguridad Pública, para organizarnos bien para ver cómo vamos a meter los rondines, (…) atravesando milpas, caminando, [pues es] así es como se lo roban, por las noches”, detalla.

Por su parte, José Trejo Mendoza, productor de rosas, empresario de “Flores Trejo”, señala que los robos han representado un incremento de cerca del 15% en sus costos de producción, pues ahora deben pagar personal extra para que vigile las cosechas por las noches, además de que se ha tenido que invertir en equipo de alumbrado para las fincas.

“Se aumentan los costos porque hay que invertir en vigilancia en la noche, hay que invertir en poner una planta generadora de energía para poder alumbrar la finca alrededor, medio alumbrar porque alumbrarla completamente cuesta mucho. Lamentablemente estamos pasando por eso aquí en el rancho, todos los compañeros, no nada más algunos”, dice.

Detalló que en la comunidad ha incrementado considerablemente el consumo de drogas entre los jóvenes, y son ellos los que buscan la manera de hacerse de más recursos para seguir comprando y consumiendo. 

“Estos muchachos que se dedican al consumo de drogas se les hace fácil meterse a robar y no se roban sólo las rosas, sino lo que encuentren, se encuentran una máquina, un tambo, una escalera, todo se llevan y luego lo revenden”, comenta.

En el caso de las rosas, comenta que, incluso, se llega a revender en la misma comunidad o las llevan a vender a otros lugares, pues narra que hace un tiempo, una de sus clientas de San Luis Potosí le reclamó que, en una visita a Querétaro, encontró la docena a 5 pesos, mientras que en ese entonces, él se la vendía a 15 pesos.

“Me dice: ‘nos estás dando muy caro’  y le comenté que esas eran robadas y ella coincide en que sí, porque estaban tapadas totalmente, las reconoció por el tallo únicamente”, agrega.

En ocasiones no es tanto el monto del robo, sino los destrozos que dejan los maleantes al entrar en los invernaderos, pues a veces no se molestan en buscar la puerta y se les hace fácil cortar el plástico que rodea las flores y caminan entre los surcos sin fijarse los tallos que rompen, arrancan las flores a diestra y siniestra, afectando todo a su paso, explica.

“Es una afectación grande y nosotros, particularmente hemos agarrado a gente y la hemos llevado a la Fiscalía y dicen que no se puede proceder por el tamaño de tallos que llevan, dicen que tienen que ser más tallos. Esto lleva unos tres o cuatro años que ha crecido al 100% en la comunidad”, agregó.

Afectaciones por la pandemia

José Trejo señala que, aunado a los robos, el incremento en el precio del petróleo ha provocado un alza también en los insumos derivados de éste, lo que ha provocado afectaciones para los productores de rosas.

“[Por]  la pandemia y de que los productos que nosotros usamos son derivados del petróleo, entonces, cuando hay alza del petróleo, hay alza de plásticos, a fuerzas se suben los plásticos, el acero, el cemento que se usa para anclar los invernaderos, sí estamos siendo afectados ahorita, subió yo creo entre un 30-35% los precios del plástico así como el metal, en lo que va de este año”, detalla.

Aunado a ello, el costo de los fertilizantes subió de 15 a 17 mil pesos  (previo a  la pandemia), a 28 mil a 30 mil pesos una tonelada, misma que “alcanza” para una hectárea,  sin embargo, una programación regular contempla de tres a cuatro fertilizaciones, por lo que los productores han tenido que reducirlas a una o dos para reducir costos.
 
“El campo está pasando por una crisis tremenda y ahora más por la elevación de los costos de la materia; estamos metiendo aceros galvanizados para que dure un poco más”, dice. 

Comentarios